Cómo desarrollar la resiliencia y por qué es importante

Fuente: pexels.com



La vida está llena de reflujos y flujos. Incluso si eres una persona generalmente feliz y afortunada, es inevitable que encuentres dificultades en algún momento. Cuando atraviesa una situación difícil, generalmente tiene dos opciones. La primera es dejar que la decepción, la tristeza, la frustración o la ira que está sintiendo lo detenga en seco. Cuando se enfrentan a una situación difícil, algunas personas se paralizan y ponen sus vidas en espera mientras procesan sus emociones negativas.



Pero hay otra opción. No es fácil, pero puedes dejar que las dificultades que encuentres te motiven y te sirvan como una oportunidad de superación personal. La capacidad de recuperarse de los tiempos difíciles más fuerte que nunca en lugar de dejar que los fracasos o las decepciones lo depriman se conoce como resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?



La resiliencia es la cualidad que las personas tienen para convertir los tiempos difíciles en motivadores para mejorar. No dejan que sus frustraciones, desafíos o decepciones los definan; más bien, aprenden de ellos. La resiliencia es una cualidad y una habilidad extremadamente importante porque te permite seguir avanzando en la vida incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

Fuente: pexels.com



attachement évitant anxieux

Las cualidades de la resiliencia

Según los psicólogos, la resiliencia implica cualidades como el optimismo y una actitud generalmente positiva. Estos son rasgos que algunas personas encarnan de forma natural, mientras que otras luchan por mantener una actitud positiva. Pero, solo porque no posea inherentemente las cualidades asociadas con la resiliencia no significa que no pueda fomentarlas.

Si usted no es alguien que naturalmente pueda mantener un sentido de optimismo, tomar medidas trabajando con un consejero puede ayudarlo a aprender estrategias sobre cómo manejar las emociones negativas y ver las cosas de una manera más positiva.



Regulación emocional y resiliencia

Aún así, la resiliencia es diferente del optimismo. El hecho de que no puedas ser feliz todo el tiempo, especialmente cuando estás pasando por un momento difícil, no significa que no puedas ser resistente.

Una de las habilidades más importantes involucradas en la resiliencia es la capacidad de regular las emociones. La regulación emocional se basa en la conciencia emocional. La conciencia emocional es simplemente el proceso de reconocer honestamente sus emociones, tanto positivas como negativas, en lugar de 'empujarlas hacia abajo'. La regulación emocional significa no solo reconocer tus emociones, sino también poder controlarlas para que no te abrumen y dicten tu comportamiento.

Fuente: pixabay.com



Al practicar la regulación emocional, puede reconocer que se siente de cierta manera, comprender qué provocó esta emoción y luego simplemente dejarla ir. De esta manera, puede seguir adelante en lugar de revolcarse en una emoción negativa o dejar que interfiera con su vida. La clave para la regulación emocional es no dejar que sus sentimientos obstruyan su pensamiento, que es un aspecto extremadamente importante de la resiliencia. Al ser capaz de ver sus emociones sin dejar que abrumen su mente objetivamente, es más probable que se recupere de situaciones que producen emociones como la decepción o la tristeza.

Autoestima y resiliencia

Otro componente importante de la resiliencia es la autoestima. La autoestima, o la falta de ella, puede marcar una gran diferencia en su calidad de vida. Una de las principales razones por las que la autoestima es tan importante es que está estrechamente relacionada con la resiliencia. La autoestima te ayuda a sentirte más positivo en general y más seguro en todas las áreas de tu vida. Esto incluye situaciones sociales, esfuerzos profesionales y otras áreas que requieren tomar riesgos o exponerse.

El aspecto positivo es especialmente importante cuando se trata de resiliencia. Cuando la vida se pone difícil, es fácil rendirse y sucumbir a la negatividad simplemente. Pero alguien con un alto grado de autoestima podrá ver la situación de manera más positiva y sentirse seguro de que puede superarla. Cuando se trata de resiliencia, a veces simplemente creer que se puede superar la situación y crecer a partir de ella es la batalla más importante.

Fuente: pixabay.com

La autoestima puede fluctuar a lo largo de su vida o incluso a lo largo del día. Es natural que a veces nos sintamos más confiados, seguros de nosotros mismos y orgullosos de nosotros mismos que en otras ocasiones. Pero, si su autoestima ha estado baja por un tiempo, puede volverse problemático. En sí mismo, tener baja autoestima no se considera una condición de salud mental, pero los sentimientos crónicos de baja autoestima a menudo están vinculados a condiciones de salud mental como la depresión y la ansiedad. La baja autoestima crónica puede provocar sentimientos de desesperanza, culpa o incluso odio a uno mismo.

Al igual que la depresión o la ansiedad, la baja autoestima es algo en lo que puede trabajar. Trabajar con un consejero es una excelente manera de comenzar a mejorar su autoestima. La psicoterapia puede ayudarlo a ver sus problemas de manera más objetiva y un consejero puede ayudarlo a diseñar estrategias que ayudarán a mejorar sus sentimientos de autoestima. Construir una base sólida de autoestima es crucial para dominar la resiliencia emocional.

Cómo volverse más resiliente

Como se mencionó anteriormente, antes de que pueda concentrarse en ser más resistente, necesita una base de dos cosas importantes: regulación emocional y autoestima. Ambas cosas pueden mejorarse en gran medida hablando con un terapeuta o consejero, desarrollando sus conexiones sociales o utilizando prácticas de atención plena, como llevar un diario o el diálogo interno positivo.

Algunas personas mantienen un alto nivel de autoestima y regulación emocional, pero aún así, luchan por sentirse resilientes en tiempos difíciles. La resiliencia es una habilidad vital importante para evitar que te quedes atascado y que las situaciones difíciles pongan una pausa en tu vida y tus metas. Hay muchas formas en las que alguien puede desarrollar la resiliencia incluso si no es algo que posea naturalmente.

Fuente: pixabay.com

Encuentre un punto de venta saludable

Todo el mundo pasa por momentos difíciles. Los sentimientos de pérdida, decepción, culpa, pavor, enojo y frustración son esencialmente inevitables en la vida. Pero, no importa cuán grande sea el desafío, lo que más importa es cómo lo maneja.

Encontrar una salida para sus emociones negativas, así como las positivas, puede ayudarlo a acelerar la velocidad a la que procesa y supera cualquier adversidad. Diferentes cosas funcionan para diferentes personas. Su salida puede ser salir a correr, practicar yoga o perderse en el flujo de experimentos en la cocina. Otros encuentran consuelo en actividades artísticas como escribir o pintar. Lo importante es que encuentres algo que disfrutes que te permita expresar tus emociones sin estar completamente envuelto por ellas para que puedas pasar de una experiencia negativa sintiéndote renovado y listo para comenzar de nuevo.

Construir conexiones

No se puede subestimar la importancia de las conexiones sociales cuando se trata del bienestar emocional. Las amistades sólidas no solo aumentan la autoestima y la felicidad en general, sino que tener personas con las que puedas hablar durante los momentos difíciles es invaluable. Un amigo cercano o un miembro de la familia puede servir como caja de resonancia cuando simplemente necesita desahogarse sobre una experiencia frustrante y brindar un inmenso consuelo durante situaciones más severas.

No todo el mundo tiene la suerte de tener este tipo de relaciones cercanas. En este caso, puede resultar muy útil trabajar con un terapeuta o consejero, especialmente a través de una plataforma como BetterHelp. En ausencia de relaciones muy cercanas, o incluso además de ellas, un terapeuta puede ser una persona maravillosa con quien hablar sobre cualquier experiencia o emoción negativa. Es alguien con quien puede hablar sin juzgar, que está capacitado para ayudarlo a sentirse mejor y salir más fuerte de situaciones difíciles. Cuando atraviesas un momento difícil, un consejero puede marcar la diferencia si dejas que te derrote o canalices tu resiliencia y salgas más fuerte.

Fuente: pixabay.com

Mindfulness y diario

vrai ami

Los ejercicios de atención plena, como la meditación y el diario, son una forma maravillosa de desarrollar la conciencia emocional y calmar sus ansiedades. Lo mejor de todo es que son accesibles para todos. Escribir un diario es una excelente manera no solo de dejar salir tus emociones, sino también de ver cualquier problema que tengas desde una perspectiva diferente. Puede ayudarlo a aclarar su mente y regresar a un estado más sensato para superar sus problemas.

La meditación puede ser extraña o incluso difícil cuando comienzas por primera vez, pero una vez que desarrollas una práctica, los beneficios son asombrosos. La meditación es extremadamente relajante y puede ser especialmente útil para alguien que sufre de ansiedad o se enfrenta a una situación que lo abruma. Dar un descanso a tus pensamientos y simplemente concentrarte en tu respiración es una excelente manera de dejar ir las emociones negativas que puedas estar sintiendo. La sensación de paz interior que surge de la meditación puede inspirarte a superar cosas que de otro modo te habrían derrotado. Si usted es el tipo de persona que tiende a paralizarse por la ansiedad, la meditación puede ser extremadamente útil para su capacidad de recuperación durante los momentos difíciles.

Aprenda de sus fracasos

Los fracasos son uno de los obstáculos inevitables que todo el mundo enfrenta en la vida en un momento u otro. Esto puede ser un fracaso para conseguir un trabajo, el fin de una relación romántica o recibir una mala calificación en un examen en la escuela. Incluso las personas más exitosas del mundo fracasaron en un momento u otro. Es extremadamente importante darse cuenta de que fallar en algo no lo convierte en un fracaso.

Hay mucho que aprender del fracaso. Cada vez que fallas, existe la oportunidad de comprender lo que sucedió para que no vuelvas a cometer los mismos errores. En cierto sentido, los fracasos son necesarios para mejorar en algo. Es clave que no se castigue a sí mismo por sus fallas, sino que haga un esfuerzo por comprender por qué ocurrió la falla para que pueda mejorar. Tomarse el tiempo para aprender de sus fallas y errores para mejorar como resultado de ellos es una verdadera capacidad de recuperación.

Fuente: pixabay.com

Aceptar el cambio

Las circunstancias cambian todo el tiempo. Si está demasiado apegado a una persona, situación o elemento, seguramente se sentirá angustiado cuando algo de eso cambie. Debe aceptar que el cambio es inevitable para no dejar que las situaciones de pérdida lo controlen.

Por supuesto, no siempre es tan fácil. Por ejemplo, en el caso del fallecimiento de un ser querido, no se espera que simplemente lo aceptes y sigas adelante. El duelo es normal e importante, incluso en situaciones no tan graves como perder a una persona. Pero, eventualmente, aceptar que las cosas cambian y la vida debe continuar es clave para aprovechar su capacidad de recuperación y salir de estas situaciones con fuerza y ​​con un sentido renovado de propósito o entusiasmo por la vida.

Concéntrese en sus fortalezas

En tiempos difíciles, es muy fácil comenzar a sentirse mal consigo mismo. Muchas personas se culpan a sí mismas por los eventos negativos en sus vidas, lo que generalmente empeora la situación. Si se encuentra en una situación como esta y nota que su autoestima ha disminuido, tómese el tiempo para concentrarse en sus fortalezas.

Los psicólogos recomiendan el siguiente ejercicio para recordar sus fortalezas y aumentar su confianza en sí mismo para brindarle la resistencia que necesita para salir de situaciones difíciles. Tómese el tiempo para hacer listas de lo siguiente:

Tengo: Las cosas en la vida que te brindan alegría y te brindan apoyo.

Yo soy: Las cualidades internas que amas de ti mismo.

Puedo: Habilidades que te ayudan en situaciones sociales, tu carrera y la resolución de problemas.

Recordarse a sí mismo el apoyo que tiene y todo lo que es capaz de hacer puede renovar su sentido de confianza en sí mismo y darle la fuerza que necesita para ser resistente cuando las cosas se ponen difíciles.

Fuente: pxhere.com

Autorreflexión

Todas estas estrategias caen bajo el paraguas más amplio de la autorreflexión. Si actualmente siente que no puede ser resiliente, es importante reconocer por qué y tomar las medidas necesarias para lograrlo. Cuando se trata de eso, la resiliencia es verdaderamente una habilidad emocional. Se necesita inteligencia emocional, autoconciencia y confianza en uno mismo para recuperarse de una situación difícil más fuerte que antes. Las estrategias discutidas anteriormente lo ayudan a desarrollar estas tres habilidades a las que puede recurrir cuando necesite ser resistente.

Algunas personas son naturalmente más imperturbables que otras. Pero la resiliencia no es un rasgo genético que simplemente tienes o no tienes. Todos pueden practicar estrategias que los hagan más resistentes en una variedad de situaciones difíciles de la vida. Todos lo tenemos dentro de nosotros para ser resilientes; es solo cuestión de aprovechar nuestras fortalezas.