Cómo estar menos enojado: 9 consejos prácticos

Fuente: rawpixel.com



Sentirse enojado a menudo puede ser agotador tanto física como mentalmente. Y, sin embargo, es tan fácil luchar contra la ira. La ira es una emoción natural, pero para algunos puede volverse ingobernable. Si siente que su ira se está descontrolando, hay muchas cosas diferentes que puede hacer para lograr un cambio. Simplemente tratar de reprimir la ira en lo más profundo de ti y no lidiar con ella no es una forma saludable de abordar el problema.



Si está tratando de aprender a lidiar con la ira, la buena noticia es que existen muchas estrategias diferentes que puede utilizar para controlar su ira. Sería bueno si hubiera una fórmula mágica que pudieras usar y que te permitiera sentirte menos enojado, pero la vida no funciona de esa manera. Pero puede probar los ejercicios y consejos para el manejo de la ira que se enumeran a continuación para aprender cómo ser menos afectado por la ira.

1. Practica la meditación para la ira



Cuando practicas la meditación, estás aprendiendo a estar atento al momento presente. Cuando te sientas en un lugar tranquilo para meditar, estás aprendiendo a asimilar el momento presente y lo que sucede a tu alrededor, incluso dentro de ti.

Parte de la meditación incluye permitirte ser consciente de todas las emociones que estás sintiendo. Pero, en lugar de permitir que la ira controle sus pensamientos y comportamiento, reconoce que siente la emoción, pero no actúa en consecuencia. Observas tus pensamientos y eliges en qué quieres concentrarte. Esto le permite cambiar sus pensamientos de enfoque que contribuyen a la ira y darles menos peso.

qu'est-ce qu'un exemple de mémoire épisodique

Hay muchos ejercicios diferentes de meditación o atención plena para ayudarte a comenzar.



2. Aprenda por qué está enojado

Hay muchas razones diferentes por las que la ira puede convertirse en un problema para las personas. Y, a menudo, aquello por lo que pensamos que estamos enojados no es realmente el problema.

Si desea aprender a estar menos enojado, puede ser útil saber cuál es la causa fundamental de su enojo. Por ejemplo, si su hijo derrama leche durante la cena, puede estallar de ira a pesar de que fue un accidente. No es que no tengas derecho a estar enojado en esta situación, pero podría ser que tuviste un día muy estresante en el trabajo y estás estresado por una larga lista de problemas. A pesar de que la leche derramada fue un accidente, fue lo que te empujó al límite ya que ya estás luchando con muchas cosas. Si puede identificar la raíz, puede ayudarlo a dirigir la ira hacia la raíz del problema y no hacia aquellos que lo rodean y que no tienen ninguna relación.



Una buena forma de saber de dónde viene su enojo es hablar con un terapeuta. Pueden ayudarlo a llegar a la raíz de su lucha contra la ira.

3. Haga ejercicio con regularidad

Fuente: pixabay.com

Cuando realiza una actividad física en un equilibrio regular, es bueno para usted de muchas maneras. Una de esas formas es que puede mejorar su estado de ánimo. Cuando participa en una actividad física regular, puede ayudarlo a reducir sus niveles de estrés y a pensar con mayor claridad. Si comienza a sentir que su enojo se está acumulando, puede ser útil salir a caminar, correr o ir al gimnasio. O busque una actividad que disfrute y en la que pueda participar de forma regular. Si le gusta correr, puede unirse a un grupo de corredores local para tener una cita fija que esperar cada semana.



4. Busque grupos de manejo de la ira

Si realmente tiene problemas para lidiar con la ira de manera regular, puede ser útil unirse a un Grupo de manejo de la ira. Las personas en estos grupos pueden aprender de otras personas que están pasando por situaciones similares y experimentando las mismas luchas. Esto puede ser útil para permitirle saber que no está solo y reducir la vergüenza. También puede ayudarlo a aprender habilidades de afrontamiento que no conocía de antemano. Y puede mostrarle lo que funciona, lo que no funciona y brindarle el apoyo y la motivación que necesita para continuar trabajando para lograr un cambio.

se sentir mal

5. Conozca las situaciones que le causan dificultades

Tómate un tiempo para pensar en las situaciones que encuentres que te causan la mayor cantidad de ira. Con un poco de trabajo, puede notar que es el mismo tipo de situaciones con las que lucha. Vea si puede identificar qué personas o situaciones parecen desencadenar la ira. Una vez que tengas esta información puedes crear un plan de mejora. Podría ser tan simple como evitar esas situaciones o ciertas personas si es posible. O puede ser que necesite limitar su tiempo o encontrar a alguien que pueda ayudarlo a ser responsable cuando se encuentre en esas situaciones.

6. Aprende a perdonar

Si encuentra que tiene mucha ira en su vida diaria, podría ser que esté luchando con el perdón. Es posible que tenga una situación dolorosa en su pasado con la que aún no ha podido lidiar. El dolor y el resentimiento que permitiste permanecer en ti cuando no perdonas a alguien, pueden hacer que te pongas irritable y enojado.

Fuente: pixabay.com

Por lo general, no es fácil perdonar a alguien que te ha lastimado. Pero incluso si no te piden perdón, es importante que des el paso. Cuando no perdonas a alguien, te estás lastimando a ti mismo más de lo que lo estás lastimando, ya que eres el único que se aferra a ese dolor.

Esto puede ser algo difícil de hacer y es posible que necesite ayuda. Un terapeuta experimentado podrá ayudarlo a recorrer el proceso de aprender a perdonar y responder cualquier pregunta que tenga.

7. No te preocupes por las cosas pequeñas

comportement retiré

Esto puede parecer de sentido común, pero es mucho más difícil de hacer de lo que es decir. Si luchas contra la ira, es probable que también tengas dificultades para hacer que las cosas se desproporcionen. Cuando nos sentimos irritables, es fácil hacer un gran escándalo por algo que en realidad es pequeño. Si desea aprender a ser una persona menos enojada, debe aprender a identificar la diferencia entre las cosas por las que debería estar enojado y todo lo demás.

Si estás en un lugar donde sientes que todo te enoja, incluidas las personas que amas, hablar con un terapeuta puede ser útil. Lo más probable es que esté sucediendo algo mucho más grande que te haga sentir esta ira. Cuando puede identificar la causa raíz de su enojo, se vuelve mucho más fácil no preocuparse por todas las otras cosas.

8. Tómate un momento

A veces, todo lo que necesitamos para controlar la ira es tomarnos un minuto. Probablemente hayas oído hablar de la estrategia de contar hasta 10 cuando comienzas a sentirte enojado antes de hacer o decir algo, y este es el mismo principio.

Es fácil decir o hacer algo incorrecto cuando estás respondiendo y estás enojado. Por eso es tan importante aprender a tomar el control de la situación. Esto significa que cuando empiece a sentirse enojado, debe ser capaz de reconocer ese sentimiento y luego retroceder un momento. Cuando haga esto, podrá procesar una situación más fácilmente antes de decidir qué hacer o decir. Esto puede ser increíblemente útil y no empeorar la situación con tu ira. Puede ser muy enriquecedor saber que puede hacer algo diferente, como optar por alejarse, en una situación que desencadena la ira. No tiene que controlar tus acciones.

9. Habla con un terapeuta

No estamos hechos para manejar todos nuestros problemas por nuestra cuenta. Si estás luchando contra la ira y sientes que realmente está afectando tu vida de una manera negativa, no temas pedir ayuda. Puede que no sepa todas las respuestas, pero no es necesario. Hay un terapeuta experimentado que puede ayudarlo durante el proceso.

Fuente: rawpixel.com

Hablar con un terapeuta en persona oa través de un servicio en línea puede ser justo lo que necesita para aprender las habilidades de afrontamiento para lidiar con su ira. También pueden ayudarlo a aprender a identificar sus factores desencadenantes para que pueda saber cómo evitarlos o estar preparado para ellos.