Generalización y discriminación: aplicaciones y definiciones de la psicología

Discriminación. Es una palabra que se usa mucho. Puede significar muchas cosas diferentes.

En su nivel más básico, discriminar significa notar y responder a las diferencias más pequeñas entre varios objetos o ideas. En el otro extremo del espectro, hay una generalización, que significa agrupar las cosas sin tener en cuenta sus diferencias.



En el ámbito de la psicología, la discriminación y la generalización juegan un papel muy importante. Pueden determinar nuestras reacciones a eventos y situaciones particulares. Son la encarnación de las lecciones de vida (para bien o para mal) que llevamos con nosotros en el futuro.



mémoire d'encodage

Fuente: howatavraamsolicitors.co.uk



Así es como funcionan.

Definición de psicología de la discriminación

La definición de discriminación de la psicología es cuando el mismo organismo responde de manera diferente a diferentes estímulos.



Por ejemplo, digamos que te mordió un perro cuando eras un niño pequeño. Como resultado, usted se pone tenso y nervioso cada vez que ve a un perro. El perro es un estímulo que desencadena una reacción específica. Sin embargo, no tienes la misma reacción con los gatos. Esto significa que discrimina en sus reacciones a los dos animales diferentes.

En la generalización, por otro lado, el organismo tiene la misma reacción a diferentes estímulos. Para aplicar esto a nuestro ejemplo anterior, digamos que era demasiado joven para comprender las diferencias entre gatos y perros en el momento en que lo mordieron. Ahora te pones ansioso con cualquier tipo de animal, a pesar de que fue un perro el que te mordió (y no un gato, ni un caballo, ni nada más).

En el caso descrito anteriormente, la discriminación y la generalización ocurren sin su conocimiento o previsión. Estas son respuestas incondicionadas. Es posible condicionar la respuesta de discriminación o generalización para lograr ciertos objetivos.



Por ejemplo, puede entrenar a un perro para que ejecute órdenes específicas (saltar, sentarse, acostarse, etc.) dándole una golosina cada vez que responda correctamente a la orden. Al hacerlo, refuerza una respuesta específica a estímulos específicos. Si el perro está bien entrenado, no saltará cuando le diga que se siente. Puede discriminar entre los diferentes tipos de órdenes; este es un ejemplo de condicionamiento clásico. La respuesta del perro a tus órdenes es una respuesta condicionada.

La generalización también puede ser una respuesta condicionada o incondicionada. Cuando le enseña a un niño una habilidad como leer o sumar, quiere que esa habilidad se transfiera a otros entornos además del aula. El estudiante debe estar capacitado para generalizar su respuesta para que pueda usarla en la vida real de manera efectiva.

citations de procrastination

Fuente: pixabay.com

Otro tipo de respuesta a los estímulos es la habituación. Esto ocurre cuando el mismo estímulo ocurre de manera tan repetida o constante, que ya no tiene ningún efecto.



Si escucha una sirena fuera de su edificio de apartamentos, puede saltar porque el ruido lo asusta. Si escuchaste la misma sirena todo el día, ya no la notarías y dejaría de asustarte.

Es posible condicionar la respuesta de liberación de la habituación cambiando los estímulos. Si el sujeto está habituado a cierto ruido, puede obtener una respuesta cambiando un poco el ruido.

Experimentos tempranos

Los primeros experimentos conocidos con discriminación y generalización fueron realizados por el famoso fisiólogo ruso Ivan Pavlov en la década de 1890. Su propósito original era investigar la salivación en perros. Accidentalmente, descubrió que los perros salivaban no solo en respuesta a la comida que se les colocaba frente a ellos, sino también al sonido de los pasos de la persona que los alimentaba mientras se acercaba. Había ocurrido la primera observación del condicionamiento clásico.

Pavlov se dio cuenta del gran avance que esto suponía y pasó mucho tiempo investigando esta respuesta. Descubrió que el clic de un metrónomo podría desencadenar la salivación si se combinaba constantemente con la llegada de la comida. Con el tiempo, los perros salivarían cada vez que escucharan el metrónomo, tanto si comían como si no.

Fuente: rawpixel.com

También encontró que el tiempo era crítico en este proceso. Si transcurría demasiado tiempo entre el estímulo condicionado (como un metrónomo o una campana) y la llegada de la comida, no funcionaba. Los dos eventos debían suceder juntos a tiempo para que ocurriera el acondicionamiento.

En un experimento posterior, los investigadores emparejaron el sabor de la carne con la vista de un círculo. Finalmente, descubrieron que el círculo podía condicionarse para provocar la salivación, tal como lo había descubierto Pavlov con el sonido de una campana o un metrónomo. Sin embargo, estos investigadores dieron un paso más. Descubrieron que los perros generalizaban entre un círculo y una forma ovalada. Ambos provocaron salivaciones. Después de varias pruebas en las que a los perros solo se les dio carne cuando se les presentó un círculo (y no un óvalo), comenzaron a discriminar entre las dos formas.

Siga leyendo para descubrir cómo las respuestas condicionadas de discriminación y generalización se pueden aplicar a situaciones de la vida real en la actualidad.

Aprendizaje sobre discriminación

Puede que no te des cuenta, pero las respuestas de discriminación condicionadas son parte de nuestro proceso de aprendizaje desde que somos bebés.

Cuando somos bebés, aprendemos rápidamente a identificar a nuestra madre entre un mar de caras. Los bebés de tan solo tres meses de edad pueden reconocer a sus madres y mostrar signos claros de preferencia. Esto se debe, al menos en parte, al condicionamiento clásico: saben que su madre es una fuente de alimento y cuidado.

La discriminación también entra en juego a medida que los bebés desarrollan sus habilidades de comunicación. Los bebés pronto aprenden a discernir diferentes sonidos para construir significados. Sorprendentemente, la investigación incluso ha demostrado que pueden diferenciar los sistemas de sonido de dos idiomas diferentes a una edad muy temprana. Entonces, si un bebé está expuesto a más de un idioma, no hay necesidad de temer que lo confunda.

Desafortunadamente, perdemos parte de nuestra capacidad natural para discriminar entre sonidos a medida que envejecemos. Enseñar un idioma a un niño mayor oa un adulto requiere un proceso más cuidadoso de condicionamiento clásico, en el que el maestro simula situaciones específicas donde una respuesta del lenguaje obtiene los resultados deseados. Esto es más efectivo que simplemente usar instrucción directa.

Discriminación, generalizaciones y enfermedades mentales

La discriminación y la generalización también influyen en muchos tipos de enfermedades mentales.

Condiciones como fobias y ansiedad se desarrollan como respuestas aprendidas de mala adaptación a ciertos comportamientos.

Aquí están algunos ejemplos.

biais de cadrage

Adiccion

Las adicciones se desarrollan cuando comenzamos a usar una sustancia (como el alcohol o la comida) como mecanismo de afrontamiento para manejar el estrés.

Cuando usamos esta sustancia, nuestros sentimientos de estrés disminuyen inmediatamente. Comenzamos a discriminar la sensación placentera de evitar el estrés específicamente al uso de alcohol, drogas, comida, sexo, etc. Así, nos condicionamos para usarlo como respuesta a los estímulos del estrés. Debido a que el estrés está siempre presente en nuestra existencia cotidiana, esta respuesta condicionada rápidamente se convierte en adicción.

La buena noticia es que una vez que se identifica este patrón, alguien con una adicción puede aprender estrategias alternativas para reducir el estrés. La respiración profunda, la meditación y otras técnicas de relajación pueden reemplazar gradualmente la sustancia adictiva. El adicto aprende a generalizar la reducción del estrés a otras actividades además de la respuesta aprendida de consumir alcohol o drogas. Gradualmente, con el tiempo, pueden aprender a generalizar la sensación placentera de evitar el estrés a otras actividades más saludables.

Fuente: pixabay.com

Fobias

Las fobias son miedos irracionales que llevan a evitar eventos o situaciones específicas. Estos también pueden atribuirse a una respuesta aprendida a estímulos específicos. Por ejemplo, si estuvo atrapado en un espacio pequeño durante un período prolongado cuando era niño, puede generalizar esta experiencia negativa a cada espacio cerrado que encuentre como adulto. Se desencadenan los mismos sentimientos de terror, lo que lleva a un miedo irracional a los espacios reducidos (claustrofobia).

La generalización que causa fobias también se puede tratar condicionando una respuesta alternativa. El paciente puede estar expuesto al objeto de su miedo en un entorno controlado mientras se encuentra en un estado de relajación. Al hacerlo, pueden aprender una respuesta alternativa a la situación aterradora.

le sommet de la pleine conscience

Desórdenes de ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal al peligro. Es un mecanismo de supervivencia importante que nos indica que evitemos situaciones peligrosas. Nuestra respuesta de 'lucha o huida' se activa, lo que resulta en tensión muscular y un corazón palpitante.

Fuente: rawpixel.com

Un trastorno de ansiedad se desarrolla cuando generalizamos esta respuesta de 'lucha o huida' a situaciones en las que no existe un peligro inmediato. Por ejemplo, es normal sentirse ansioso si otra persona lo amenaza verbal o físicamente. Sin embargo, si siente una ansiedad extrema cada vez que un extraño interactúa con usted, es posible que esté sufriendo un trastorno de ansiedad. Ha sobregeneralizado la respuesta del miedo a cada situación que implica conocer gente nueva. Es por eso que el trastorno de ansiedad más común se llama trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

En el tratamiento del TAG y otros trastornos de ansiedad, los pacientes pueden aprender a discriminar su respuesta al miedo entre situaciones peligrosas y no peligrosas. Al aprender a identificar qué desencadena su respuesta al estrés, pueden aprender la respuesta de relajación como un mecanismo alternativo de afrontamiento.

La discriminación y la generalización son factores poderosos en la forma en que interactuamos con el mundo. Al reconocer y aprovechar estas respuestas, podemos lograr un gran progreso en el autodescubrimiento y la curación.