Dislexia y TDAH: afrontando un diagnóstico dual

El TDAH puede ser una condición difícil de afrontar para los niños, especialmente cuando están en la escuela. Pero, ¿qué hace cuando su hijo tiene tanto TDAH como otro trastorno? Según los CDC, aproximadamente el 50 por ciento de los niños diagnosticados con TDAH también tienen una discapacidad de aprendizaje, como dislexia. Los dos tienen algunos síntomas en común y puede ser difícil saber con qué está lidiando. Esto es lo que necesita saber sobre un diagnóstico dual de TDAH y dislexia.



Fuente: pixabay.com



¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, o TDAH, es un trastorno de salud mental que impide que los pacientes puedan concentrarse o concentrarse en una sola tarea. El TDAH a menudo se diagnostica en los primeros años de un niño una vez que comienza la escuela. A un niño de tan solo un jardín de infancia se le puede diagnosticar TDAH. Los tratamientos varían, pero la terapia conductual y los medicamentos a menudo se usan en combinación para tratar el trastorno.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno de la lectura y se considera una discapacidad de aprendizaje. La dislexia puede verse diferente para diferentes personas. Algunas personas pueden tener dificultades para leer porque su mente intercambia letras, leyéndolas en el orden incorrecto para que las palabras no tengan sentido. También puede ser en forma de letras mirando hacia atrás, como una d confundida con una b.



Se desconoce la causa de la dislexia, pero según este experto, los investigadores han descubierto que las personas con dislexia usan diferentes partes de su cerebro al intentar leer que las personas sin dislexia. Existen pocos tratamientos para la dislexia, aunque la educación especial a veces puede ayudar a los niños a terminar la escuela.

Un diagnóstico dual

Un diagnóstico dual de TDAH y dislexia puede parecer diferente para diferentes personas. Tanto el TDAH como la dislexia pueden hacer que las personas no lean con fluidez. Pueden tener dificultad para cansarse, distraerse y frustrarse mientras leen. Pueden omitir partes de pasajes más largos o simplemente pueden negarse a leer en absoluto.



Cuando un niño con TDAH y dislexia puede leer, a menudo tiene dificultades para recordar lo que lee. El esfuerzo de la lectura es tan difícil que se concentran en completar la tarea en lugar de recordar o comprender lo leído.

Los niños y adultos con este diagnóstico dual a menudo tienen una mala letra, así como una mala ortografía. Pueden tener tanta dificultad para comunicarse por escrito como para leer. Sin embargo, es importante señalar que las personas con este diagnóstico dual suelen ser muy inteligentes y excelentes comunicadores verbales.



Fuente: pixabay.com

souvenirs d'enfance

Las personas con TDAH y dislexia a menudo tienen dificultades académicas y profesionales. Esto puede provocar casos graves de depresión, ansiedad y baja autoestima. Es importante tratar ambos trastornos por igual y al mismo tiempo. Se pueden utilizar educación especial, terapia conductual y, en algunos casos, medicamentos para tratar estos trastornos y ayudar a las personas a afrontar la situación de manera más eficaz en la escuela y el trabajo.

Similitudes en los síntomas

Puede ser difícil saber si el comportamiento que está viendo está relacionado con el TDAH o la dislexia. Aunque las dos condiciones son muy diferentes y deben tratarse de forma independiente, el comportamiento que puede observar puede ser muy similar. Para abordar los problemas, debe poder determinar qué los está causando. Aquí hay algunos ejemplos de expertos de Verywell Mind que le ayudarán a comprender las similitudes entre los dos trastornos.

Distracción



La distracción es un síntoma clásico del TDAH. Los niños con TDAH no pueden concentrarse o concentrarse durante períodos prolongados, y se distraen fácilmente si sucede algo más a su alrededor. Sin embargo, las personas con dislexia también pueden distraerse fácilmente, pero por una razón diferente. Los niños con dislexia a menudo se distraen porque la lectura los cansa y pierden interés en la actividad.

Disfluencia en la lectura

Los niños deben poder leer con fluidez para que puedan comprender y retener lo que están leyendo. Los niños con dislexia a menudo tienen dificultades para leer con fluidez porque no pueden leer o procesar la información que ven. Sin embargo, los niños con TDAH también pueden tener problemas de lectura porque su mente se mueve tan rápido que se apresuran a pasar a la siguiente parte y se saltan oraciones, párrafos o incluso páginas.

Diagnóstico

Los diagnósticos de dislexia y TDAH son muy diferentes, y suelen ser los que los determinan diferentes profesionales. Se requiere un psicólogo o psiquiatra, o ambos, para el diagnóstico y tratamiento del TDAH. El diagnóstico de TDAH generalmente implica que los profesionales se reúnan tanto con usted como con su hijo, además de obtener cuestionarios y evaluaciones de los maestros y otros cuidadores para que los médicos puedan tener una visión clara de los síntomas.

La dislexia es un problema educativo más que un problema de salud mental, por lo que generalmente los educadores la detectan primero. Por lo general, un psicólogo clínico o psicólogos educativos, como los consejeros escolares y los instructores y administradores de educación especial, son necesarios para diagnosticar y comenzar el tratamiento de la dislexia.

Fuente: rawpixel.com

Aunque las dos afecciones están separadas y son diagnosticadas por diferentes profesionales, es importante mantener a todos en la misma página. Cualquiera que sea el diagnóstico que reciba su hijo primero cuando llegue el segundo diagnóstico, debe informar a todas las personas involucradas con su hijo sobre los trastornos que están enfrentando. El consejero o psicólogo de terapia conductual de su hijo debe conocer el diagnóstico dual para que pueda ayudar a su hijo a sobrellevar la situación.

Qué puede hacer por su hijo

Hay varias cosas que puede hacer por su hijo para facilitarles este diagnóstico dual. Tener dislexia y TDAH no tiene por qué significar que su hijo se sienta miserable en la escuela. Hay muchas formas en las que puede ayudarlos a afrontar sus trastornos.

Intervención rápida

Cuanto antes le diagnostiquen dislexia y TDAH a su hijo, antes podrá comenzar el tratamiento. La intervención temprana es clave para el éxito de su hijo. Tan pronto como su hijo haya sido diagnosticado, debe reunir su equipo educativo. Este debe estar compuesto por maestros, administradores, psicólogos, consejeros, especialistas en conducta y especialistas en lectura. El equipo trabajará junto con usted para asegurarse de que se satisfagan todas las necesidades de su hijo.

Trabaje con un especialista en lectura

La dislexia es un trastorno tratable. Los estudios han demostrado que los niños que trabajan con un especialista en lectura y aprenden intervenciones pueden mejorar su capacidad de lectura, incluso cuando existe un trastorno como la dislexia. Cuanto más fácil sea para su hijo leer, más fácil será la escuela para él. También les dará un impulso de confianza y ayudará a disuadir la depresión y la ansiedad.

jeune amour chez les adolescentes

Fuente: unsplash.com

Utilice múltiples tratamientos para el TDAH

Según los CDC, se necesita más que un simple asesoramiento o una píldora mágica para ayudar a su hijo a sobrellevar el TDAH. Los tratamientos para el TDAH incluyen terapia conductual, medicamentos y capacitación para padres. La forma en que usted disciplina e interactúa con su hijo puede marcar una gran diferencia en la eficacia de los otros dos tipos de tratamiento del TDAH para su hijo.

Trate ambas condiciones

Debe asegurarse de que ambas afecciones se traten de manera adecuada. Si su hijo tiene dislexia y TDAH, a menudo los síntomas de cualquiera de ellos no disminuirán hasta que se hayan tratado ambos trastornos. Algunos tratamientos ayudarán con ambos trastornos. Existe alguna evidencia de que los medicamentos utilizados para el TDAH también ayudan a los niños con dislexia.

Haga que su hijo tome un instrumento

Los estudios han demostrado que los niños que aprenden a tocar un instrumento tienen más probabilidades de afrontar el TDAH y la dislexia de forma eficaz. Estos estudios prueban que tocar un instrumento sincroniza partes del cerebro que se ven afectadas por el TDAH y la dislexia.

Aumenta la confianza y la autoestima

La confianza y la autoestima de su hijo probablemente se verán afectadas cuando comience a mostrar síntomas de dislexia y TDAH. Pueden desarrollar ansiedad, depresión o problemas de comportamiento, todos los cuales deben abordarse. Una forma en que puede ayudarlos es explicándoles el nombre de sus trastornos y lo que significan. Es importante conocer estas etiquetas y saber que sus problemas no se deben a que sean estúpidos o hayan hecho algo mal.

Fuente: rawpixel.com

También puede aumentar la autoestima y la confianza de su hijo dándoles recompensas por el esfuerzo en lugar de los resultados. Si le da a su hijo recompensas solo cuando tiene éxito, el esfuerzo se vuelve inútil para él. Pero cuando los recompensa por su esfuerzo, les demuestra que aprecia que están haciendo todo lo posible, y es más probable que continúen haciendo un esfuerzo inmenso y cooperen con todos los tratamientos.

Obtenga terapia

Una de las mejores formas en que puede ayudar a su hijo cuando tiene dislexia y TDAH es recibir terapia. Además de la terapia conductual que ayuda a frenar los síntomas del TDAH, también es importante el asesoramiento para ayudarlos a lidiar con sus pensamientos y sentimientos acerca de sus trastornos. También es una buena idea que los padres tengan sesiones con y sin sus hijos para que usted también pueda asegurarse de que está lidiando con sus pensamientos y sentimientos y pueda ayudar más a su hijo.

BetterHelp le permite hablar con un terapeuta en cualquier momento del día o de la noche desde la comodidad de su hogar. Estamos aquí para usted cuando más necesite hablar con alguien. Con terapia en línea, terapia telefónica o chat de video, los terapeutas de BetterHelp pueden ayudarlo a usted y a su hijo a superar las partes más difíciles del diagnóstico.