Las diferencias entre bipolar vs. Esquizofrenia

La esquizofrenia y el trastorno bipolar pueden tener algunas similitudes, y hay síntomas superpuestos que afectan la forma en que una persona piensa y se comporta, como la psicosis, la ansiedad y la depresión, pero son condiciones completamente diferentes. Este artículo le mostrará cómo estos dos trastornos se diferencian entre sí para que pueda reconocer los signos y hacer la distinción entre cada uno de ellos.



Fuente: pixabay.com





La esquizofrenia y el trastorno bipolar no pertenecen a la misma familia y pueden tratarse de manera diferente

Una de las principales formas en que estas dos condiciones mentales contrastan entre sí es que pertenecen a categorías diferentes y, por lo tanto, no están relacionadas.

En el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición (DSM-5), la esquizofrenia se clasifica adecuadamente en el espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, que también incluyen los trastornos esquizoafectivos y esquizofreniformes.



Por otro lado, el trastorno bipolar pertenece a la clase de trastornos bipolares y relacionados que contiene los tipos bipolares 1 y 2, el trastorno ciclotímico y otros situacionales como el bipolar causado por el uso de sustancias y medicamentos o el trastorno bipolar debido a una afección médica.



Actualmente, el capítulo de esta clase se encuentra entre los trastornos depresivos y el espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, lo que indica algunas similitudes entre ambas categorías, pero aún justifica una distinción.

Estas clases marcan la diferencia no solo para etiquetar y organizar las condiciones en consecuencia, sino que también pueden indicar el curso adecuado de tratamiento. Por ejemplo, aunque los antidepresivos se utilizan para tratar el trastorno bipolar en algunos casos, es esencial un agente antimaníaco profiláctico o estabilizador del estado de ánimo. Sin embargo, si una persona recibe por error un diagnóstico de depresión mayor, es posible que no reciba los medicamentos estabilizadores del estado de ánimo que necesita. [1]



Lo mismo ocurre con la esquizofrenia; Los antipsicóticos se pueden usar para tratar los síntomas en ambas afecciones, como la manía aguda, pero si el trastorno bipolar pasa desapercibido únicamente debido a síntomas psicóticos, no recibirá el tratamiento adecuado en general, ya que los antipsicóticos no siempre son la medicación principal para el trastorno bipolar. No obstante, la quetiapina, un tipo de medicamento antipsicótico, ha tenido éxito tanto en la esquizofrenia como en el trastorno bipolar. [2]

El trastorno bipolar se define por sus cambios de humor y la esquizofrenia no

Fuente: rawpixel.com



Cuando una persona piensa en el trastorno bipolar, a menudo la idea de que el estado de ánimo de alguien cambia de un extremo a otro; una persona aparentemente puede estar bien en un momento, y esto puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

A pesar de que el público tiende a pensar que el trastorno bipolar consiste en cambios rápidos de humor, este no suele ser el caso de la afección, y los síntomas son episódicos y pueden ocurrir en fases, que a menudo duran una semana o más.



El terminobipolarse refiere a los dos estados de ánimo principales que experimenta una persona con el trastorno: la manía y los síntomas depresivos. Sin embargo, también existe la hipomanía, que es una forma menos grave de manía y solo necesita durar cuatro días. [3]



Los síntomas maníacos pueden hacer que las personas experimenten explosiones de energía y felicidad y, a veces, se sientan enojadas e irritables durante los episodios. Los síntomas depresivos pueden hacer que las personas pierdan interés en las cosas, se sientan cansadas, culpables e incluso puedan tener pensamientos suicidas.



En casos graves, los síntomas del trastorno bipolar también pueden incluir pensamientos delirantes y alucinaciones visuales y auditivas, y estos signos psicóticos son una forma en que tiene similitudes con la esquizofrenia y pueden dificultar en ocasiones un diagnóstico bipolar preciso.

A diferencia del trastorno bipolar, los síntomas psicóticos son una parte fundamental de la esquizofrenia, junto con la desorganización y la cognición deteriorada. [4] Sin embargo, alguien con trastorno bipolar puede tener experiencia con este último y puede tener problemas para concentrarse, especialmente si se encuentra en una fase depresiva.



Fuente: rawpixel.com

El trastorno bipolar tiene 'tipos', la esquizofrenia no

Al comparar la esquizofrenia con el trastorno bipolar, otra forma en que se diferencian es que la esquizofrenia ya no tiene tipos separados, mientras que la bipolar sí.

Aunque antes se conocía solo como esquizofrenia y otros trastornos psicóticos en el DSM-4, los cambios en el DSM-5, además de cambiar el nombre de la categoría a esquizofreniaEspectroy otros trastornos psicóticos, incluye la eliminación de los subtipos individuales como paranoico, desorganizado y catatónico. [5]

Aunque agregar una palabra nueva parece insignificante, no lo es y tiene algunas implicaciones nuevas. Por ejemplo, agregar espectro a la nueva clasificación refleja mejor los gradientes de la psicosis, lo que significa que la gravedad de la misma puede variar y también cambiar con el tiempo. [6]

Esto también es algo similar a lo que sucedió con el autismo en el DSM-5. Anteriormente se consideraba que el autismo tenía subtipos como el síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS). En la última edición del DSM, estas condiciones se eliminaron y se reemplazaron con el trastorno del espectro autista (TEA).

Sin embargo, a diferencia del autismo y la esquizofrenia, el trastorno bipolar conserva sus tipos porque son distintos entre sí y existe una clara separación entre ellos. Estos son los principales tipos de trastorno bipolar: [7]

  • Bipolar I:caracterizado por episodios maníacos que duran al menos siete días, junto con síntomas depresivos que pueden durar alrededor de dos semanas. En este subtipo, la manía y la depresión pueden ocurrir al mismo tiempo. Alternativamente, si no han pasado siete días, los síntomas deben ser lo suficientemente graves como para requerir atención hospitalaria para ser diagnosticado con Bipolar I.
  • Bipolar II: Definido principalmente por síntomas depresivos y ausencia de episodios maníacos. Si ocurren episodios maníacos, generalmente es hipomaníaco, lo que significa que es menos grave y de menor duración.
  • Trastorno ciclotímico:requiere que los síntomas hipomaníacos y depresivos duren más de dos años en adultos y un año en niños y adolescentes. Estos síntomas tampoco pueden cumplir con los requisitos de un episodio hipomaníaco o depresivo.
  • Otros trastornos bipolares y relacionados especificados y no especificados: caracterizado por síntomas bipolares que no coinciden con las otras tres condiciones anteriores.

Por lo tanto, a diferencia de la esquizofrenia, donde los síntomas pueden evolucionar y mezclarse entre sí, el trastorno bipolar es mucho más claro porque esencialmente hay solo dos tipos principales de síntomas (la hipomanía es una variación menos grave de la manía), y en el trastorno bipolar I , tanto la manía como la depresión pueden coexistir.

Fuente: rawpixel.com

La bipolaridad y la esquizofrenia tienen diferentes tasas de prevalencia y afectan a diferentes demografías

En general, el trastorno bipolar tiene una prevalencia significativamente mayor que la esquizofrenia. Se estima que aproximadamente el 4.4 por ciento de todos los adultos en los Estados Unidos habrán experimentado el trastorno bipolar en algún momento de sus vidas, y 2.8 de los adultos han lidiado con la afección en el último año. [8]

En comparación, la esquizofrenia afecta a solo el 1,1 por ciento de la población de los Estados Unidos y, en todo el mundo, se estima que 23 millones de personas luchan contra este trastorno mental. [9] [10] Esto significa que el trastorno bipolar afecta a casi tantas personas en los Estados Unidos como lo hace la esquizofrenia en todo el mundo.

El trastorno bipolar también es mucho más diverso en cuanto a quiénes afecta; los niños, los adolescentes y los adultos pueden experimentar la enfermedad en cantidades asombrosas, y los hombres y las mujeres se ven afectados más o menos por igual; sin embargo, la esquizofrenia es más particular en cuanto a a quién se presenta.

Por lo general, la esquizofrenia se diagnostica en personas que se encuentran entre la adolescencia y los treinta años; Es muy raro que los niños tengan este trastorno mental, pero siempre hay excepciones a la regla. También puede hacerse evidente en los últimos años de una persona. Sin embargo, afecta a los hombres un poco más a menudo que a las mujeres. [9] [10]

Los hombres también pueden mostrar signos de esquizofrenia a una edad más temprana que las mujeres; los hombres suelen ser diagnosticados al final de la adolescencia y principios de los veinte, mientras que las mujeres suelen mostrar síntomas entre los veinte y los treinta años. [11]

A pesar de la gran discrepancia con respecto a los números al examinar las estadísticas entre la esquizofrenia y el trastorno bipolar, ambos deben priorizarse en términos de atención y tratamiento, ya que ambas afecciones mentales contribuyen a altos niveles de deficiencia y discapacidad.

Conclusión

A pesar de que el trastorno bipolar y la esquizofrenia son afecciones mentales incurables de por vida, ambos pueden manejarse con medicamentos y llevar una vida normal y productiva manteniendo los síntomas bajo control.

Además de los medicamentos recetados, las personas que tienen cualquiera de las dos afecciones también han tenido éxito y han mejorado su calidad de vida al incorporar la psicoterapia en sus planes de tratamiento.

BetterHelp ofrece sesiones de terapia en línea asequibles y convenientes a cargo de profesionales con licencia que tienen experiencia en ayudar a otras personas con diversas afecciones mentales al brindarles las habilidades y estrategias que necesitan para hacer frente y mejorar su estado de ánimo.

Fuente: rawpixel.com

Saber que un ser querido tiene bipolar o esquizofrenia también puede ser difícil de asimilar, y la consejería puede beneficiar enormemente a quienes tienen a alguien cercano a ellos a quien se le ha diagnosticado una afección. Estas sesiones también pueden brindarle consejos sobre cómo brindar apoyo y brindar la mejor atención posible.

La educación también ayuda y, con suerte, al aprender las diferencias entre bipolar y esquizofrenia, estará mejor equipado para conocer algunos de los signos de cada uno. Sin embargo, el diagnóstico depende en última instancia de un médico u otro profesional de la salud mental, y esto será necesario para recibir los medicamentos recetados necesarios para controlar ambos trastornos.

Referencias

  1. Severus, E. y Bauer, M. (2013). Diagnóstico de trastornos bipolares en el DSM-5.Revista internacional de trastornos bipolares, 1 (1). doi: 10.1186 / 2194-7511-1-14
  1. Geddes, J. R. y Miklowitz, D. J. (2013). Tratamiento del trastorno bipolar.La lanceta, 381 (9878), 1672-1682. doi: 10.1016 / s0140-6736 (13) 60857-0
  1. Asociación Americana de Psiquiatría. (2017, enero). ¿Qué son los trastornos bipolares? Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.psychiatry.org/patients-families/bipolar-disorders/what-are-bipolar-disorders
  1. Asociación Americana de Psiquiatría. (2017, julio). ¿Qué es la esquizofrenia? Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.psychiatry.org/patients-families/schizophrenia/what-is-schizophrenia
  1. Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Impacto de los cambios del DSM-IV al DSM-5 en la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud [Internet]. Rockville (MD): Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (EE. UU.); Junio ​​de 2016 Tabla 3.22, Comparación de la esquizofrenia del DSM-IV con el DSM-5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519704/table/ch3.t22/
  1. Heckers, S., Barch, D. M., Bustillo, J., Gaebel, W., Gur, R., Malaspina, D.,. . . Carpenter, W. (2013). Estructura de la clasificación de los trastornos psicóticos en el DSM ‐ 5.Investigación de la esquizofrenia, 150 (1), 11-14. doi: 10.1016 / j.schres.2013.04.039
  1. Instituto Nacional de Salud Mental. (2016, abril). Trastorno bipolar. Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.nimh.nih.gov/health/topics/bipolar-disorder/index.shtml
  1. Instituto Nacional de Salud Mental. (2017, noviembre). Trastorno bipolar (estadísticas). Obtenido en julio de 2019 de https://www.nimh.nih.gov/health/statistics/bipolar-disorder.shtml
  1. Alianza Nacional de Enfermedades Mentales. (Dakota del Norte.). Salud mental en cifras. Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-By-the-Numbers
  1. Organización Mundial de la Salud. (2018, 9 de abril). Esquizofrenia. Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/schizophrenia
  1. Instituto Nacional de Salud Mental. (2018, mayo). Esquizofrenia. Obtenido el 1 de julio de 2019 de https://www.nimh.nih.gov/health/statistics/schizophrenia.shtml