Traiga más equilibrio a su vida con las habilidades de regulación de las emociones

Poder sentir emoción es un verdadero regalo. Y si bien es agradable sentir emociones positivas, las emociones negativas a veces pueden vencerlo. Esto te hace hacer cosas de las que te arrepientes o, lo que es peor, te impide actuar en absoluto. Es una forma difícil de vivir, pero puede traer más equilibrio a su vida utilizando habilidades de regulación de emociones. Siga leyendo para saber qué son y cómo puede usarlos en su vida diaria.



Fuente: unsplash.com



¿Qué son las emociones?

Las emociones y los sentimientos son dos términos que a menudo usamos indistintamente. Sin embargo, no son iguales. Entonces, ¿qué viene primero, las emociones o los sentimientos? Cuando sepa la diferencia, será más fácil utilizar las habilidades de regulación de las emociones.

Una emoción es la forma en que las regiones subcorticales del cerebro responden a lo que sucede a tu alrededor. Aunque comienzan como una respuesta en el cerebro, las emociones son experiencias físicas que se sienten en todo el cuerpo. Puede pensar en ellos como algo primitivo e instintivo. Y son increíblemente rápidos. El cerebro tarda 100 milisegundos en reaccionar.



Los sentimientos siguen a las emociones. Una buena forma de recordar esto es que 'F' viene después de 'E' en el alfabeto. Los sentimientos ocurren en las regiones neocorticales del cerebro y son una reacción mental a la emoción. Asignan significado a la emoción misma.

Por lo tanto, los sentimientos tienden a ser subjetivos, ya que cómo te sientes depende de ti y de tus experiencias, junto con tus creencias y recuerdos. En comparación con las emociones superrápidas, los sentimientos tardan 600 milisegundos en producirse.

Entonces, aquí hay un resumen rápido. Tu cuerpo reacciona a los estímulos externos, dándote una experiencia corporal o una emoción. Entonces, tu mente da significado a tu emoción con un sentimiento.



Las emociones y los sentimientos son algo de lo que la gente puede resistirse a hablar. Después de todo, algunos los asocian con cosas suaves y esponjosas. Pero si comienzan automáticamente en el cerebro, esto sugiere quenecesitaremociones. Y saber cómo lidiar con ellos es donde entran en juego las habilidades de regulación de las emociones.

troubles du comportement

Fuente: pixabay.com



¿Por qué son importantes las emociones?

Las emociones no son solo temas delicados. En cambio, son increíblemente útiles. Cuando surge una emoción y la sientes en todo tu cuerpo, es una señal, tratando de decirte algo. Según la autora Mary Lamia Ph.D., las emociones 'intentan decirle si una situación es óptima o no está alineada con su objetivo'.

Y cuando sabe si algo es bueno, malo o algo intermedio, informa sus decisiones. Como dice el destacado investigador y neurólogo Antonio Damasio, 'los sentimientos no son solo el lado oscuro de la razón, sino que también nos ayudan a tomar decisiones'.

Puede pensar en sus emociones como miembros del gabinete, que le aconsejan sobre los pros y contras de una situación determinada. De esta forma, puedes tomar una decisión ejecutiva y moverte por la vida con mayor certeza.

Si las emociones son tan importantes, ¿por qué deberíamos regularlas?

Acabamos de explorar cómo las emociones juegan un papel crucial en nuestra vida diaria. Son mensajeros corporales que informan a la mente racional y pensante. Entonces, ¿es buena idea regularlos?

¡La respuesta es un rotundo si! Verá, aunque las emociones son útiles y necesarias, eso no significa que sean únicas y siempre útiles y necesarias. Como cualquier otro aspecto de la salud y el bienestar, se trata de equilibrio.



psychologie de l'amour

Por ejemplo, las hormonas juegan un papel muy importante en su bienestar físico, emocional y psicológico. Pero si están interrumpidos o desequilibrados, sigue una serie de síntomas. Aquí hay un ejemplo más simple: la leche es una fuente saludable de calcio. Pero si su dieta consiste principalmente en leche, es seguro decir que su dieta está fuera de control, desequilibrada y su cuerpo sufrirá sin una nutrición adecuada.

Las emociones no son diferentes. Cuando una emoción nos da una señal, podemos reconocerla y seguir adelante con el resto de nuestra vida. Pero cuando las emociones se apoderan de nosotros, como malas hierbas rebeldes en un jardín, podemos convertirnos en sirvientes de nuestras emociones, siempre a su merced.

Por lo tanto, las habilidades de regulación de las emociones son increíblemente útiles para aprovechar al máximo las emociones sin dejar que nos aprovechen al máximo.

No es lo mismo regular las emociones que reprimirlas

Por lo general, cuando reprime las emociones, es porque cree que no debería sentirlas. Quizás en lugar de infelicidad, piense que debería tener el labio superior rígido. Quizás, en lugar de enojo, quieras estar en paz y sereno.

No hay nada de malo en no gustarle las emociones negativas. Y en cierto modo, nuestro intento de reprimirlos es una forma equivocada de sentirnos mejor.

El único problema es que reprimir las emociones no le ayuda a sentirse mejor. Recuerde que las emociones son señales y actúan como una alarma de incendio, advirtiéndole que algo no va del todo bien. Pero si silencia la alarma, no llegará a la raíz del problema y probablemente volverá a aparecer.

Eso es porque las emociones reprimidas no desaparecen simplemente porque no queremos lidiar con ellas. En cambio, encuentran un lugar dentro del cuerpo y residen allí, causando problemas a medida que pasa el tiempo. Esto puede incluir aumento de peso, estrés, enfermedades mentales y físicas, problemas digestivos y mucho más.

Fuente: pxhere.com

Las emociones aparecen en momentos concretos y por motivos muy concretos. Si elegimos no reconocerlos y reprimirlos, solo empeoraremos las cosas. Entonces, no es una buena idea reprimir las emociones.

Pero, ¿en qué se diferencia esto de regular las emociones?

Cuando regula las emociones, nunca las ignora. De hecho, haces todo lo contrario. Cuando regula las emociones, reconoce tanto su presencia como su validez. Luego, escucha cuál es el mensaje emocional y decide la mejor manera de incorporar este mensaje en sus acciones.

En cierto modo, regular las emociones es la forma en que se toma una posición de poder en relación con sus emociones. Entonces, averigüemos exactamente qué son las habilidades de regulación de las emociones y cómo puede comenzar a usarlas para cultivar el equilibrio y la ecuanimidad en su vida.

¿Qué son las habilidades de regulación de las emociones?

Las habilidades de regulación de las emociones son una de las cuatro habilidades terapéuticas que componen la terapia conductual dialéctica (DBT). DBT consiste en atención plena, tolerancia a la angustia, regulación de las emociones y efectividad interpersonal. Estas habilidades terapéuticas se crearon en la década de 1980 para ayudar a las personas con trastorno límite de la personalidad.

Desde entonces, la investigación ha descubierto que las cuatro habilidades de DBT pueden tratar con éxito a personas con depresión, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático, abuso de sustancias y trastornos de la alimentación, incluida la bulimia y los atracones.

Sin embargo, incluso si no lucha con las enfermedades mencionadas anteriormente, aún puede obtener los beneficios de las habilidades de regulación de las emociones. Todo el mundo experimenta emociones y, como recordará, suceden instantáneamente y pueden ser muy fuertes.

Si no se controlan, las emociones pueden llevarnos a actuar y reaccionar de maneras que no son saludables. Pero con las habilidades de regulación de las emociones, las personas aprendieron a manejar e incluso a cambiar sus emociones, especialmente las negativas, de una manera responsable y respetuosa.

Estas habilidades también ayudan a las personas a tomar mejores decisiones, cambiar su comportamiento y, en última instancia, aumentar las emociones positivas.

Habilidades superiores de regulación de emociones

Una vez que experimentas una emoción, actúas o reaccionas, a veces de inmediato y sin pensar en ello. Pero aprender las siguientes habilidades de regulación de las emociones puede brindarle más opciones. Entonces, en lugar de ser víctima de cualquier emoción que sienta, puede dar un paso atrás, observarla y elegir cómo quiere actuar.

Fuente: unsplash.com

transporteur de dopamine
  • Acciones opuestas

Sentir emociones negativas, como la ira y la tristeza, puede llevar a las personas a luchar o retirarse, respectivamente. Estas son acciones comunes que siguen a estas dos emociones.

Pero es posible intercambiar estas acciones con otras opuestas. Por ejemplo, en lugar de pelear o discutir, considere la acción opuesta: hablar en voz baja y comportarse con mayor respeto.

Si experimenta tristeza, es posible que desee retirarse y encerrarse. Pero la acción opuesta es visitar a los amigos, o al menos comunicarse con ellos.

Hacer acciones opuestas como estas puede ayudar a cambiar la emoción original, pero eso no significa que esté ignorando cómo se siente. Simplemente te da la oportunidad de sentir una emoción diferente. Eso puede llevar a diferentes acciones, que también pueden proporcionar una solución saludable al problema original.

  • Comprobación de hechos

Piense en un momento en el que reaccionó exageradamente. En retrospectiva, es fácil ver cómo su reacción no coincidió con la situación. Eso es porque ya no sientes esa emoción intensa. Sin embargo, por el momento, es más difícil ser sensato.

Sin embargo, con la verificación de hechos, te das un momento para observar y analizar la situación justo cuando sientes la emoción intensa, en lugar de cuando todo ha terminado.

abandonner la vie

Las preguntas útiles para hacer cuando sus hechos verifican su emoción son:

  • ¿Qué está provocando esta emoción? (Identificar lo que está pasando)
  • ¿Cómo interpreto esta situación? (Identifique qué significado le está asignando su mente al disparador)
  • ¿Estoy haciendo suposiciones? (¿Puede probar que su interpretación es cierta?)
  • ¿La emoción que estoy sintiendo y la intensidad de la misma coinciden con los hechos? ¿O mi emoción está exagerando?

Cuando compruebas la situación, también controlas suavemente tus emociones. Y eso no es porque las emociones sean malas. Es solo que debido a nuestra situación de vida e historias personales, la intensidad de nuestras emociones puede no siempre coincidir con la situación.

De hecho, comprobando, no estás diciendo que no debas sentirte de cierta manera. Es solo preguntarse si la emoción debe ser tan fuerte.

  • FACILITAR.

La conexión entre la mente y el cuerpo tiene un gran impacto en la forma en que manejamos y afrontamos la vida. Los patrones de pensamiento poco saludables pueden provocar problemas físicos y viceversa. Por lo tanto, cuidar bien de su salud física es una habilidad importante para regular las emociones.

El acrónimo P.E.A.S.E. puede ayudarlo a aplicar esta habilidad a su vida.

P = tratar enfermedad física

E = comer sano

A = evitar las drogas que alteran el estado de ánimo

S = dormir bien

E = ejercicio

  • Preste atención a lo positivo

Para bien o para mal, tendemos a centrarnos en las cosas negativas que nos suceden, en lugar de en todos los momentos positivos que experimentamos. Pero este es un patrón de pensamiento y un hábito que podemos interceptar y cambiar.

Cuando notes que estás pensando en algo negativo, reconócelo, pero luego busca activamente en tu memoria para encontrar las cosas positivas que sucedieron también.

Además de concentrarse en los pensamientos y recuerdos positivos, también puede cultivar la positividad en su vida. Si le gusta cocinar, intente preparar comidas caseras más deliciosas para usted. Si le gusta visitar su café favorito, asegúrese de ir allí con regularidad. Si hay algo en tu lista de deseos que sigues posponiendo, quizás ahora sea un buen momento para intentarlo.

Como puede ver, las emociones son muy importantes para una vida sana y equilibrada. Y es una buena idea darles la bienvenida a tu vida. Pero a veces, nos superan y nos obligan a hacer cosas que no son buenas para nosotros a largo plazo. Pero en lugar de evitar y reprimir las emociones, considere probar estas habilidades de regulación de las emociones. Es una forma respetuosa y poderosa de gestionar y aprovechar al máximo cada emoción.