¿Existen diferentes niveles de ira?

Cuando se habla de la ira en la sociedad en general, a menudo se la considera una emoción unidimensional; en realidad, esto no podría estar más lejos de la verdad. La ira es una emoción muy compleja que puede desencadenarse por una variedad de circunstancias. Además, la ira puede manifestarse para ocultar otras emociones que pueden hacer que una persona se sienta más vulnerable o fuera de control. En otros escenarios, alguien que está lidiando con la ira puede tener problemas reprimidos subyacentes que aún no se han abordado.



Fuente: rawpixel.com



Una breve descripción de la ira

En primer lugar, es importante comprender que la ira es un estado emocional que se manifiesta cuando alguien se siente herido, amenazado o provocado de otra manera. Diferentes cosas hacen enojar a varias personas, pero el enojo finalmente se reduce a una respuesta natural después de la incomodidad. En el mundo de hoy, existen muchos conceptos erróneos con respecto a la ira y de qué se trata.

Uno de los conceptos erróneos más populares es que la ira es un mal sentimiento. Por el contrario, la ira puede ser muy esclarecedora y servir como fuente de motivación. La verdad del asunto es que la ira no es intrínsecamente mala, pero la forma en que alguien maneja su ira puede ser mala si no tiene el control de sí misma. Está bien sentirse enojado, pero no está bien no controlarse cuando está enojado. Ésta es una distinción importante que todo el mundo debería conocer.



La ira es una emoción muy compleja, a pesar de lo que algunas personas puedan creer. De hecho, existen diferentes niveles de ira. Comprender cada uno de estos niveles y lo que implican puede resultar esclarecedor. El conocimiento de los niveles de ira también puede ayudar a las personas a determinar los pasos que deben tomar para evitar que la ira se intensifique a alturas potencialmente peligrosas.

à quoi ressemble la normale

Repasando los diferentes niveles de ira

Cada nivel de ira es diferente de su predecesor o sucesor. Los factores desencadenantes y factores asociados con varios niveles de ira proporcionan una visión considerable de los seres humanos y los diferentes estados emocionales.

Molestia



La molestia es el primer nivel de ira y es bastante común. La gente se molesta por varias cosas diminutas, como largas filas, atascos de tráfico o escuchar a alguien masticar con la boca abierta. Generalmente, la molestia es muy leve y tiende a remitir con bastante rapidez. Por supuesto, alguien que se siente molesto regularmente debe ser consciente de lo que le molesta y si puede o no hacer cambios para mejorar cómo se siente. Dado que la molestia es el nivel más bajo de ira, también es el más fácil de regular.

Frustración

La frustración es el segundo nivel de ira y tiende a aparecer una vez que la molestia se ha agravado y dura demasiado. Una persona frustrada puede sentirse tensa o tener dificultades para concentrarse en ciertos asuntos, debido a su actual estado emocional negativo. Por lo general, la frustración tarda más en desaparecer que la molestia y permanecer recogido puede ser mucho más desafiante.



comment puis-je me sentir mieux dans ma peau

Fuente: rawpixel.com

Otra cosa para recordar acerca de la frustración es que generalmente ocurre después de varios patrones indeseables, mientras que la molestia puede ser más un sentimiento aislado. Por ejemplo, alguien puede molestarse si su empleado llega tarde a una reunión de negocios una vez, pero si ese empleado llega tarde regularmente, la persona puede frustrarse fácilmente con su trabajador por completo. En casi todos los casos, se necesita mucho más para frustrar a alguien que para molestarlo. Una persona frustrada también puede sentirse impotente o fuera de control con respecto a las circunstancias que la desagradan.

Hostilidad

anxiété nausée

Después de la frustración viene la hostilidad que sirve como la tercera etapa de la ira. La hostilidad tiene lugar cuando alguien ha sido sometido constantemente a diversas personas o circunstancias que lo desagradan o amenazan. En muchos casos, la hostilidad es el resultado de una ira reprimida que no se ha resuelto de manera constructiva y, por lo tanto, se está filtrando. A veces, los individuos emplean la hostilidad como medio de defensa o para obtener la liberación emocional que anhelan.



La hostilidad se puede manifestar de diversas formas y ninguna de ellas es agradable. Gritar, maldecir o incluso volverse físico son signos de hostilidad que pueden conducir rápidamente a la cuarta etapa de la ira. En prácticamente todos los casos, las personas deben intentar calmarse antes de llegar a un punto en el que sean hostiles y arremetan contra los demás de diversas formas. La hostilidad rara vez mejora algo o resuelve problemas existentes. De hecho, la hostilidad puede convertir rápidamente una mala situación en una situación aún peor.

Rabia

Fuente: pexels.com

La ira es la cuarta y última etapa de la ira. Cuando alguien ha llegado al punto de enfurecerse, se enfrenta verbalmente, lanza objetos, amenaza o incluso ataca físicamente a los demás. La ira es un estado emocional peligroso porque significa que alguien ha perdido el control de sus emociones y es incapaz de manejar su ira. La cuarta etapa de la ira puede seguir rápidamente si se permite que la hostilidad aumente y empeore.

Muchas personas se han metido en problemas debido a palabras que se dijeron o actos que se cometieron durante ataques de ira. Para cuando una persona ha llegado al punto de estar verdaderamente furiosa, la ira se ha apoderado de ella. Debido a que alguien que está enfurecido no tiene el control de sus emociones, puede ser muy difícil calmarlo. La ira nunca debe llegar al punto de la rabia; es por eso que el autocontrol y el manejo de la ira antes de que se intensifique en sus últimas etapas es tan crítico.

Manejar la ira

Como puede ver, cada nivel de ira se basa en su predecesor y aumenta en intensidad. La continua molestia se convierte en frustración que luego se convierte en hostilidad que se transforma en rabia. Hablando de manera realista, es mucho más fácil manejar la molestia y la frustración que la hostilidad o la rabia. Sin embargo, a pesar de la aparición cronológica de los niveles de ira, hay ciertas situaciones que pueden hacer que alguien se enoje inmediatamente y hacer que se vuelva hostil o enfurecido.

Todos lidiarán con la ira en un nivel u otro a lo largo de los distintos momentos de sus vidas, y eso está bien. Lo importante es la capacidad de controlar la ira. A veces, esto puede implicar alejarse, terminar una mala relación o contar mentalmente hasta diez en silencio. La ira no siempre es fácil de manejar, y prácticamente todo el mundo experimenta la tentación de simplemente atacar y obtener la liberación rápida y aparentemente fácil. El único problema aquí es que la liberación rápida y fácil tiene consecuencias que no son muy deseables.

Manejar los desencadenantes de la ira

Así como cada persona experimentará ira en su vida, también aprenderá cuáles son sus desencadenantes. Cada persona tiene varias cosas que le molestan. No todos los factores desencadenantes pueden evitarse, pero algunos sí. Aquí es donde la elección personal y la responsabilidad entran en la ecuación. ¿Te estás sometiendo regularmente a personas, entornos o situaciones que te enfurecen? ¿Se sentiría mejor, más feliz o más productivo en la vida con menos desencadenantes de ira? Lo más probable es que lo haga.

La ira no es una emoción intrínsecamente mala, pero tampoco es algo que debas experimentar de forma típica y frecuente. La ira continua puede transformarse rápidamente en ira crónica que viene con una plétora de problemas de salud emocionales, mentales e incluso físicos. No importa quién sea usted o cómo sea su vida, es primordial manejar su estado emocional y comprender que se propaga a otras áreas de su vida.

Fuente: pexels.com

comment traiter l'anxiété sans médicament

Pidiendo ayuda

Lidiar con varios desencadenantes de la ira no siempre es fácil. A veces, la causa de su enojo no es evidente. Como se dijo anteriormente, la ira puede surgir como un mecanismo de defensa o como resultado de un problema no resuelto. Si esto suena como algo con lo que se enfrenta regularmente, entonces trabajar con un terapeuta profesional puede ser valioso para usted.

Buscar terapia profesional en última instancia se reduce a pedir ayuda, y no hay vergüenza en eso. Todo el mundo necesita ayuda en algunas áreas de su vida. La capacidad de pedir ayuda cuando sabe que es necesaria es una señal positiva de crecimiento y madurez. También es una forma de invertir en ti mismo para que puedas mejorar y tener un futuro mejor.

Para concluir

Todos tenemos problemas o cosas con las que nos enfrentamos en la vida. A veces, estas cosas involucran factores estresantes o desencadenantes de la ira; en otros casos, las complicaciones en el lugar de trabajo o las relaciones interpersonales pueden ser las culpables. Sin embargo, cuando todo está dicho y hecho, todos merecen acceso a un sistema de soporte confiable en el que puedan contar. Puede ser muy fácil sentirse solo, pero nunca debemos olvidar que la asistencia siempre estará disponible para aquellos que estén abiertos a ella.

mémoire photographique

Aquí en BetterHelp, contamos con un increíble equipo de terapeutas que estarán encantados de trabajar contigo. No importa quién sea usted o con qué esté tratando, estamos aquí. La terapia no se trata de juzgar, sino de brindar orientación y apoyo que lo ayuden en el proceso de mejorar su calidad de vida.

Puede comenzar con BetterHelp en cualquier momento simplemente haciendo clic aquí.