Araquibutirofobia: cuando la comida causa miedo

Fuente: pexels.com



Todo el mundo tiene miedos. Algunas personas temen a las alturas, otras a las arañas. A veces estos miedos ocurren debido a una situación específica que ha ocurrido, pero también es posible que un individuo no sepa por qué teme lo que hace. En algunos casos, el miedo es tan intenso; se convierte en una fobia. La araquibutirofobia, por ejemplo, puede tener efectos devastadores en un individuo. Afortunadamente, con el enfoque correcto, uno puede superar esta condición y las complicaciones que presenta en la vida diaria.





¿Qué es la araquibutirofobia?

La araquibutirofobia es el miedo a que la mantequilla de maní se pegue al paladar. Todos hemos estado en esta situación. Tal vez hemos sido generosos con la cantidad de mantequilla de maní en nuestro sándwich, o tal vez nos hemos excedido con un bocadillo masticable con nueces. El lío pegajoso se pega a nuestra boca, y se necesita un poco de trabajo para tragar la delicia pegajosa.

Para la mayoría de las personas, esta experiencia se olvida rápidamente, tal vez incluso se ríe con un vaso de leche fría. Sin embargo, para unos pocos elegidos, la misma sensación de que la mantequilla de maní se adhiere al paladar induce un pánico como ningún otro.



La araquibutirofobia es una ansiedad muy específica. El individuo no le teme a la mantequilla de maní en sí, aunque puede hacer todo lo posible por no comerla como una forma de evitar la situación de adherencia. Un individuo con Araquibutirofobia asocia el miedo con la sensación solamente, no con la comida.



No encontrará el diagnóstico 'Araquibutirofobia' en el DSM (Manual diagnóstico y estadístico de trastornos de salud mental), el libro de recursos de diagnóstico para identificar y diagnosticar afecciones de salud mental. Sin embargo, esto no significa que la condición sea menos real.

El DSM reconoce que las fobias ocurren debido a una variedad de desencadenantes. Esto significa que la araquibutirofobia se puede tratar de la misma manera que tratamos todas las demás fobias. Para comprender cómo funciona el tratamiento y si la araquibutirofobia es una verdadera preocupación para usted, es importante que primero conozca las fobias en sí mismas.



¿Miedo o fobia?

El miedo es producto de nuestra respuesta de 'lucha contra huida'. Este antiguo sistema de alarma en nuestros cuerpos se ha integrado en nosotros gracias a la evolución. Perfeccionamos con aportaciones medioambientales todo el tiempo. 'Luchar contra huir', nos dice cuándo debemos mantenernos firmes y defendernos de una amenaza real o huir en busca de seguridad.

Por ejemplo, si alguien se te acerca e instiga una pelea física, es probable que levantes las manos para atacar a esa persona o defenderte. En este caso, estamos utilizando nuestro mecanismo de 'lucha'. Sin embargo, si está caminando por un bosque y espía a un oso más adelante, puede apostar que la respuesta de 'vuelo' lo llevará rápidamente en la dirección opuesta para huir. En ambas situaciones, la amenaza es real. Está justo enfrente de nuestras caras. Nuestro cerebro analiza la situación y actúa en consecuencia. Las fobias funcionan de manera un poco diferente.



Una fobia da miedo a los esteroides. Olvídese de la respuesta básica de 'lucha contra huida'; una fobia no necesita una amenaza real para producir una respuesta emocional. Las fobias crean ansiedades extremas y pensamientos basados ​​en el miedo que son persistentes e irracionales, a menudo completamente desproporcionados con el objeto que los induce.



Fuente: pexels.com



Un individuo con una verdadera fobia hará todo lo posible para evitar el estímulo. A veces, una persona está tan asustada que evitará pensar en ello. Encontrarse con el objeto o la situación que causa la fobia resulta en síntomas físicos severos que incluyen ataques de pánico, náuseas y malestar.



Hay muchas categorías de fobias que se aceptan formalmente entre la comunidad psiquiátrica. Las fobias naturales o ambientales, por ejemplo, ocurren como resultado de un miedo extremo hacia cosas como el agua o las alturas. Las fobias a los animales incluyen, pero no se limitan a, el miedo a las serpientes o los perros. Las fobias situacionales describen afecciones como la claustrofobia o el miedo intenso a espacios pequeños y cerrados, mientras que los miedos corporales tienden a centrarse en hemorragias o procedimientos médicos.

Otros tipos de fobias incluyen la agorafobia (miedo a los lugares que inducen ataques de ansiedad), la fobia social (miedo a interactuar con otros) y las 'otras' fobias, que engloban miedos intensos que no encajan en ninguna otra categoría.



El miedo es una respuesta psicológica normal. El miedo es una señal de que nuestro cuerpo responde normalmente al mundo que nos rodea. Las fobias, sin embargo, aunque se basan en el miedo, son una forma de trastorno de ansiedad. Las fobias pueden dirigirse a casi cualquier cosa y sus causas suelen ser bastante complejas. El trauma, la genética, el estrés, el comportamiento aprendido o los ataques de pánico pueden ser la causa de una fobia.

La araquibutirofobia, por ejemplo, puede deberse a miedos asociados con alergias alimentarias y posiblemente esté relacionada con el fenómeno común de personas que se atragantan fácilmente con la mantequilla de maní. Si bien la causa y las razones detrás de una fobia difieren mucho entre las personas, los síntomas de las fobias, incluida la aracibutirofobia, pueden parecer muy similares.

Los síntomas de la aracibutirofobia

La araquibutirofobia comparte los mismos síntomas que todas las demás fobias. En general, una persona que tiene una fobia experimentará lo siguiente cuando se exponga al objeto o situación que desencadena su miedo:

Fuente: pexels.com

  • Náusea
  • Transpiración
  • Mareo
  • Palpitos del corazon
  • Dificultad para hablar
  • Dolor de barriga
  • Falta de aliento
  • Ataques extremos de ansiedad / pánico
  • Evitación del estímulo a toda costa

Los síntomas de la araquibutirofobia pueden verse diferentes de persona a persona. Algunas personas solo pueden experimentar síntomas cuando consumen cierta cantidad de mantequilla de maní; otros pueden ser incapaces de ver o pensar en la mantequilla de maní sin una reacción física. Muchas personas que tienen aracibutirofobia eligen evitar la mantequilla de maní por completo, pero si la golosina pegajosa es algo que le gustaría incorporar a su dieta, hay opciones disponibles.

Tratamiento para la araquibutirofobia

Al buscar tratamiento para una fobia, incluida la aracibutirofobia, un profesional capacitado en trastornos de salud mental debe primero verificar que la afección justifique el tratamiento. Esto incluye consultar el DSM-V, o la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos de salud mental.

Fuente: rawpixel.com

El DSM-V establece que una persona que desee calificar para un diagnóstico de fobia específica debe experimentar:

  • Miedo excesivo / irracional: un objeto o situación identificable debe desencadenar la respuesta emocional.
  • Respuesta de ansiedad inmediata: la ansiedad comienza tan pronto como el estímulo está presente.
  • Evitación:el individuo hace todo lo posible para evitar el estímulo.
  • Interrupción de la rutina normal: evitar el estímulo se convierte en una prioridad, impactando en cómo el individuo vive su día a día.
  • Síntomas al menos seis meses.: los síntomas son continuos y no se limitan a una situación única.
  • Síntomas que no se pueden atribuir a otra condición de salud.: Ninguna otra afección de salud mental, incluidos los ataques de pánico, el TOC o el trastorno de estrés postraumático puede explicar el trastorno.

Una vez que un profesional de la salud mental descarta otros posibles diagnósticos mentales o físicos que imitan la araquibutirofobia y siente que el paciente cumple con los criterios para el diagnóstico, puede comenzar el tratamiento. Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para alguien que tiene Araquibutirofobia, que incluyen, entre otras:

Relajación: La respiración profunda, la meditación, el yoga y la visualización son solo algunos de los tratamientos útiles para las personas que tienen una fobia específica. Reducir el estrés general, aprender a calmar los nervios y abordar con atención las situaciones que provocan ansiedad pueden hacer maravillas para reducir los síntomas relacionados con la fobia.

CBT: La terapia cognitivo-conductual (TCC) permite al individuo reemplazar los pensamientos ansiosos con desafíos racionales y razonables. La TCC le enseña a alguien a hacer una pausa en sus patrones de pensamiento irracionales, cuestionarlos y tomar decisiones lógicas e informadas basadas en su juiciosa voz interior. La terapia cognitivo-conductual es un enfoque extremadamente eficaz para numerosos trastornos de salud mental, incluidas las fobias específicas.

Terapia de exposición: La terapia de exposición es un plan de tratamiento muy exitoso para las personas que padecen fobias. La idea detrás de la terapia de exposición es que al introducir lentamente a un individuo a su estímulo fóbico en un entorno bien controlado, la amenaza percibida se reduce con el tiempo. Por ejemplo, alguien que tiene fobia a las arañas puede comenzar la terapia de exposición mirando una imagen de una araña. Con el tiempo, pueden graduarse para ver una araña en la misma habitación, acercarse a la araña y, finalmente, sostenerla, conquistando así su miedo.

Medicamento: Los medicamentos contra la ansiedad, como Valium y Xanax, se pueden usar para combatir los síntomas inmediatos que produce la ansiedad extrema. Sin embargo, estos medicamentos no deben usarse como un enfoque de atención a largo plazo.

En ocasiones, otros medicamentos como los antidepresivos y anticonvulsivos pueden ayudar a una persona que sufre de fobias específicas, pero solo un profesional de la salud mental puede decidir si la fobia es lo suficientemente grave como para justificar dicho tratamiento.

Viviendo con aracibutirofobia

Para muchas personas con aracibutirofobia, simplemente evitar la mantequilla de maní es suficiente para controlar los síntomas. En caso de que esto no sea posible, o si comer mantequilla de maní con regularidad es algo que desea hacer sin molestias, buscar tratamiento es la mejor opción para controlar la afección. Si la idea de que la mantequilla de maní se le pegue al paladar le causa una gran angustia o altera sus comportamientos cotidianos, trabajar con un profesional de salud mental capacitado, como los disponibles en BetterHelp, puede mejorar su calidad de vida.

Las personas que padecen fobias, incluida la araquibutirofobia, pueden sentirse avergonzadas por sus pensamientos o síntomas. Recuerde, las fobias a menudo son el resultado de algo muy arraigado en nuestra mente. Este desencadenante puede haber sido algo más allá de su control, así que no se avergüence si necesita ayuda. No olvide que las fobias son una forma de trastorno de ansiedad y eso significa que hay tratamiento disponible. Tratar una fobia requiere tiempo, paciencia y coraje, pero muchas personas han logrado el éxito.