TDAH en adultos y relaciones: manejo del matrimonio y las amistades

Fuente: pexels.com



Las relaciones son una calle de dos sentidos. El TDAH y las relaciones son difíciles. Ese hecho se vuelve rápidamente evidente cuando una o más personas en una relación tienen TDAH. Algunos matrimonios y amistades tienen éxito y otros son un desastre total. El TDAH y las relaciones se manifiestan fácilmente en malentendidos, ira y frustración para ambas partes. Los amigos y los cónyuges llegan a un punto en el que rara vez pueden ver las cosas de la misma manera y apenas pueden ponerse de acuerdo en nada. No importa cuánto lo intenten, parece que no pueden mejorar las cosas.



Si una de las personas en la relación ha sido diagnosticada con TDAH, puede ser difícil determinar si los problemas están relacionados con el TDAH o si estarían allí de todos modos. Si ninguna de las personas ha sido diagnosticada con TDAH, puede ser difícil incluso definir el problema.

Las amistades van y vienen a lo largo de nuestra vida. Tenemos opciones sobre las amistades que elegimos seguir y durante cuánto tiempo elegimos mantenerlas. Las relaciones matrimoniales vienen con un compromiso que pretende ser una relación de por vida, y el TDAH puede desafiar ese compromiso. Según el Centro de Recursos ADD, la investigación muestra que las personas que viven con TDAH tienen el doble de probabilidades de tener una disfunción marital que conduce al divorcio que las personas que no tienen TDAH.



La buena noticia es que el TDAH es una condición tratable. La mejor noticia es que los terapeutas pueden ayudar a las personas que viven con TDAH en adultos y sus relaciones a reconstruir sus amistades y matrimonios.

TDAH y relaciones matrimoniales

Los síntomas del TDAH y del matrimonio suelen generar una gran presión sobre las relaciones matrimoniales. El cónyuge que no vive con TDAH a menudo se siente sobrecargado, solo e ignorado. La mayoría de los días se siente como ser padre de un hijo adulto además de los otros niños. El estrés se acumula porque no hay consistencia en cuándo su cónyuge cumple con sus responsabilidades con el matrimonio y la familia. Parece que el cónyuge que vive con TDAH nunca hace un seguimiento de las cosas y las olvida constantemente. Parecen centrados solo en lo que quieren, más bien en lo que necesita su cónyuge. Parece que el cónyuge que vive con TDAH tiene toda la diversión y ninguna responsabilidad, dejando que el cónyuge restante se encargue del hogar, las facturas y los hijos.

signifiant involontairement

Si bien las cosas son difíciles para el cónyuge que no tiene TDAH, la persona que vive con TDAH también está sufriendo. El TDAH y las relaciones matrimoniales pueden hacer que el cónyuge que lo padece sienta que su cónyuge los está regañando continuamente y tratando de controlarlos. No importa cuánto se esfuercen, sus esfuerzos nunca son lo suficientemente buenos y nunca reconocidos o apreciados. Las peleas son comunes y nunca se resuelve nada significativo. Ya no quieren lidiar con eso y solo quieren que los dejen solos.



Los efectos del TDAH son consistentes y predecibles, creando un ciclo repetitivo en el que es fácil quedar atrapado. Cuando un síntoma del TDAH asoma su fea cabeza, desencadena una serie de respuestas predecibles en ambos socios, lo que resulta en una espiral descendente. El cónyuge no afectado regaña, el cónyuge se resiste, el cónyuge no afectado presiona con más fuerza y ​​la relación se deteriora un poco más con cada turno del ciclo.

Fuente: unsplash.com



No tiene por qué seguir siendo así. Saber cómo se manifiesta el TDAH les da a ambos miembros del matrimonio el poder de cambiar las cosas. La terapia para el TDAH puede ayudar a ambos cónyuges a comprender el papel que desempeña el TDAH en una relación matrimonial y aprender a identificar los problemas que el trastorno trae al matrimonio.

mémoire prospective

Comprender el trastorno permite a ambos socios identificar patrones de comunicación poco saludables y evitarlos o cambiarlos. Este es el primer paso para reconstruir la relación matrimonial.

TDAH y amistades

No solo son difíciles las relaciones matrimoniales, sino que las personas que viven con TDAH también tienen una lucha de por vida para mantener amistades saludables, cercanas y amorosas.

El TDAH trae una variedad de sentimientos y emociones a sus amistades. Muchas personas con TDAH se sienten abrumadas por estar a la altura de las expectativas de las amistades. Quieren amigos, pero se aburren de ellos con facilidad y, a menudo, eligen otros intereses antes que las personas en sus vidas. Su comportamiento es a menudo errático, lo que aleja a la gente de ellos.

Tienen mala memoria, por lo que a menudo cancelan planes incluso cuando los planes se programaron con mucha anticipación, u olvidan que alguna vez hicieron planes en primer lugar. Por el momento, no parece tan importante. Cuando el amigo se molesta por los planes cancelados u olvidados, la persona que vive con TDAH se siente culpable y frustrada. Se siente peor que si nunca hubieran hecho planes para estar juntos. El resultado es que los deja con la duda de volver a hacer planes en el futuro.



exemple d'altruisme en psychologie

No es fácil vivir con un cerebro que funciona a toda marcha durante todo el día. Los cerebros ocupados necesitan descansar. Las personas que han sido diagnosticadas con TDAH necesitan más tiempo a solas que otras personas, lo que puede parecer antisocial.

Fuente: pxhere.com

El tiempo a solas para las personas que viven con TDAH puede ser algo bueno. Estar solos les ayuda a aprovechar su ser creativo y procesar emociones para las que no han tenido tiempo en el pasado. En el lado negativo, demasiado tiempo a solas puede hacer que las personas que viven con TDAH piensen demasiado en las situaciones y se preocupen innecesariamente. Tener conversaciones con amigos nos ayuda a ver varias perspectivas de las cosas. Esencialmente, las amistades tienen una forma de ayudarnos a salir de nuestras cabezas.

El estrés diario de trabajar todo el día, cumplir con las expectativas de su cónyuge, atender a su familia y ocuparse de sus listas de 'tareas pendientes' los desgasta al final del día. Salir y pasar tiempo con amigos es lo último que quieren hacer. Si deciden salir de todos modos, pueden resentirse y no terminar siendo una buena compañía.

Con la ayuda de un terapeuta autorizado, las personas que viven con TDAH pueden disfrutar de amistades mutuamente satisfactorias.

Los problemas con la impulsividad y la memoria facilitan que las personas que viven con TDAH busquen amistades con personas que tienen intereses similares. Los amigos que entienden el ADHS pueden ser más comprensivos sobre la necesidad de que sus amigos mantengan planes tentativos y estén abiertos a hacer cosas en el momento. Si los amigos no pueden entender cómo le afectan los síntomas del TDAH, puede ser mejor simplemente seguir adelante.

Las personas que viven con TDAH pueden encontrar que es más fácil tener algunas amistades cercanas que tener una mayor cantidad de amigos. Es útil reconocer que lo que hace que una amistad con una persona que tiene TDAH sea normal es diferente a cómo se ven las amistades normales para los demás. Las amistades pueden fortalecerse cuando implican aceptación y comprensión.

A pesar de vivir con TDAH, hay varias cosas que puede hacer para mantener y mejorar sus relaciones. Invite a sus amigos a los tipos de cosas que está dispuesto a hacer de todos modos. Pídales que se unan a usted en el gimnasio a su hora habitual o que lo acompañen mientras pasea a su perro. Haga todo lo posible por comprender que cancelar planes afecta negativamente a sus amigos. Déjelos hablar sin interrumpirlos. Haz un balance de lo que tus amistades significan para ti y ofréceles todo el tiempo que te ofrezcan. No dejes pasar mucho tiempo sin estar en contacto. Encuentre un modo de comunicación que funcione para sus llamadas telefónicas, correo electrónico o mensajes de texto. Asegúrese de tocar las bases de vez en cuando.

Recibir tratamiento para el TDAH para mejorar las relaciones matrimoniales y las amistades

Afortunadamente, los síntomas y tratamientos del TDAH se conocen bien. La mayoría de los terapeutas sugieren la medicación como primer paso para tratar el TDAH. Cuando las relaciones matrimoniales y las amistades se han visto afectadas negativamente por el trastorno, los terapeutas también recomiendan asesoramiento. El personal de BetterHelp se complace en orientarlo en la dirección correcta para encontrar especialistas en tratamiento que puedan ayudarlo a controlar el trastorno.

Para comenzar a reconstruir y reparar relaciones se requiere que la persona con TDAH esté dispuesta a realizar algunos cambios de comportamiento voluntarios. Los cónyuges y amigos también deberán estar dispuestos a cambiar sus respuestas.

démence corporelle impitoyable héréditaire

Tenga en cuenta que restaurar las relaciones lleva tiempo. No hay una solución rápida. Es posible que haya habido largos períodos de conflictos y disturbios, y se necesitará tiempo para allanar el camino para una comunicación más saludable. Probablemente se dijeron muchas cosas hirientes que hirieron profundamente la relación. Un terapeuta puede ser fundamental para guiar a ambas personas hacia la curación de la relación, perdonándose mutuamente, dejando el pasado en el pasado y avanzando.

Fuente: unsplash.com

Restaurar las relaciones no significa que deba dedicar una gran cantidad de tiempo a su cónyuge o amigos. Lo importante es usar el tiempo que tienen juntos para reconstruir las partes importantes de la relación que son la confianza, el respeto, la responsabilidad y el amor. Formar relaciones sanas y duraderas requiere que todas las partes reconozcan que todos somos humanos y todos cometemos errores. Todas las personas pueden trabajar para mejorar sus habilidades sociales y sus habilidades para relacionarse. Tener un matrimonio y amistades saludables son experiencias mutuamente gratificantes que todos podemos disfrutar, incluidos aquellos que han sido diagnosticados con TDAH.