Beneficios de la terapia conductual

La terapia conductual, o terapia conductual, es un término amplio que se usa para describir diferentes tipos de tratamiento terapéutico diseñado para tratar diversos problemas de salud mental. La terapia conductual puede beneficiar tanto a los adultos como a los niños, y la amplia gama de intervenciones disponibles permite que la terapia conductual sea eficaz para muchas personas. Muchos terapeutas conductuales y terapeutas conductuales diferentes se especializan en tratamientos adaptados a los diagnósticos.


Fuente: unsplash.com



Algunos de los problemas más comunes para los que se usa la terapia conductual:



  • Problemas de manejo de la ira
  • Ansiedad
  • Paranoia
  • Trastornos de pánico

Además, la terapia conductual también puede ayudar a aliviar los síntomas de:

  • TDAH
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastorno bipolar
  • Automutilación
  • Fobias
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Trastornos de la alimentación
  • Adiccion

Tipos de terapia conductual



Existen diferentes tipos de técnicas de terapia conductual que los terapeutas conductuales utilizan para tratar los trastornos mentales tanto en adultos como en niños. Las combinaciones de diferentes tratamientos también son beneficiosas, sin embargo, cualquier tratamiento conductual debe ser supervisado y administrado por un terapeuta conductual.

Terapia de conducta cognitiva

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es 'una psicoterapia orientada al presente, estructurada y sensible al tiempo, dirigida a resolver problemas actuales y enseñar a los pacientes habilidades para modificar el comportamiento disfuncional'.



CBT es una terapia conductual que se basa en el modelo cognitivo. La TCC enfatiza que los pacientes pueden cambiar su forma de pensar y controlar su estado de ánimo. Se ha demostrado que la TCC es muy eficaz para tratar muchos problemas comunes de salud mental.

La TCC es una técnica de terapia conductual muy popular y es un tratamiento probado y confiable. La TCC es popular porque combina la terapia conductual con la terapia cognitiva. La enseñanza principal de la TCC es que los pensamientos afectan su interpretación o percepción, lo que a su vez influye en su respuesta emocional. Los terapeutas conductuales suelen centrarse en los problemas presentes en el paciente, más que en los pasados. Al centrarse en estos problemas, las personas aprenden habilidades que se traducen en situaciones futuras.


Fuente: unsplash.com



Terapia de activación conductual

La terapia de activación conductual es esencialmente un tratamiento conductual para la depresión que tiene como objetivo las reacciones o comportamientos que pueden mantener o empeorar la depresión. El modelo de terapia de activación conductual propone que los eventos de la vida (incluida la pérdida de la vida o un trauma significativo, la predisposición genética a los trastornos mentales como la depresión o la ansiedad, e incluso las molestias de la vida) llevan a que las personas experimenten una baja cantidad de refuerzo positivo de su entorno.

El principal problema de las reacciones negativas a situaciones es que pueden aumentar los síntomas de los trastornos mentales. Por ejemplo, encerrarse y alejarse de todos y de cualquier cosa puede parecer una gran idea en el momento en que los sentimientos de depresión se apoderan, pero a la larga ese comportamiento puede agravar los síntomas de la depresión.

BA propone un enfoque 'de afuera hacia adentro' que utiliza la programación de actividades de terapia conductual destinadas a permitir que los pacientes comiencen a aumentar sus posibilidades de tener una mejor oportunidad de recibir refuerzo positivo.

La teoría analítica del comportamiento 'reconoce que el resultado o la función de un comportamiento es más importante que la forma del comportamiento'. Además, BA se enfoca en reacciones y comportamientos de 'evitación'. Los comportamientos de evitación deben abordarse con técnicas adecuadas de terapia conductual de BA destinadas a aliviar los síntomas.



Terapia de aversión

Albert Ellis

La terapia de aversión puede ser administrada por un terapeuta conductual y tiene como objetivo enseñar a los pacientes a asociar un estímulo que es deseable, pero destructivo, con otro estímulo que es extremadamente desagradable. Este tratamiento es popular para abordar algunas formas de abuso de sustancias por ese motivo.

El objetivo de la terapia de aversión es enseñar al paciente a asociar el problema de la adicción con algo que le cause malestar o malestar extremo. Por ejemplo, un terapeuta conductual puede enseñar a un paciente a asociar el alcohol con un recuerdo personal desagradable.

Terapia de juego cognitivo-conductual

Esta forma de terapia conductual se usa con mayor frecuencia y eficacia con niños que padecen trastornos conductuales. Cuando un terapeuta conductual observa u observa el juego de un niño, el terapeuta conductual recibe información clave sobre cómo reacciona ese niño a situaciones específicas. Por ejemplo, los terapeutas conductuales pueden aprender lo que un niño no se siente cómodo al expresar o incluso no puede expresar.


Fuente: unsplash.com

Permitir que los niños jueguen también les permite sentirse seguros y cómodos. Son libres de elegir sus propios juguetes y jugar a voluntad, lo que permite a los terapeutas conductuales la oportunidad de vislumbrar cómo se comporta y reacciona ese niño. Los terapeutas conductuales también pueden jugar con un niño, para que puedan adquirir conocimientos y transmitirlos a los padres, lo que les permite implementar tácticas para tener una mejor comunicación con sus hijos.

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática es otra forma de terapia conductual que se basa en el principio del condicionamiento clásico. Este tipo de terapia conductual tiene como objetivo eliminar la respuesta de miedo en la reacción que tiene un paciente a una fobia. En sustitución del miedo, una respuesta tranquila o relajada al estímulo condicional comienza a desarrollarse gradualmente a través del contracondicionamiento.

El tratamiento de desensibilización sistemático consta de tres fases:

  1. Tratamiento físico: Se enseñan técnicas de relajación muscular profunda y ejercicios de respiración.
  2. Jerarquía del miedo: la creación de un gráfico o diagrama de lo que menos teme un paciente hasta llegar a la fobia que más miedo provoca proporciona una estructura para la terapia conductual.
  3. Trabajando el camino hacia arriba: los pacientes que trabajan hacia arriba a través de su jerarquía de miedo, comenzando con el miedo que menos les afecta. Trabajando hasta llegar al estímulo que provoca más miedo. Al pasar de una etapa a otra, el miedo que sienten los pacientes disminuye, lo que los hace menos propensos a sentirse molestos o perturbados por él. Al enfrentarse constantemente el paciente a estos miedos, las situaciones u objetos temidos dejan de provocar una respuesta de miedo.

¿Qué tan efectiva es la terapia conductual?

Los diferentes tipos de terapia conductual han tenido un gran éxito en la lucha contra los diferentes tipos y gravedad de los trastornos mentales. Los diferentes tipos de terapia conductual no solo son efectivos, sino que también abordan una amplia gama de diferentes trastornos mentales.

Al menos el 75 por ciento de los pacientes que pasan por alguna forma de terapia cognitivo-conductual se benefician positivamente del tratamiento hasta cierto punto. Aunque, la terapia conductual no solo depende del terapeuta conductual, sino también del esfuerzo que hace el paciente.


Fuente: unsplash.com

Los estudios encuentran que las técnicas de terapia conductual son más efectivas en:

  • Depresión
  • Abuso de sustancias
  • Alcoholismo
  • Paranoia
  • Fobias extremas
  • Problemas de ira
  • Bulimia y anorexia
  • Estrés
  • Trastornos somatomorfos

Buscar tratamiento de un terapeuta conductual puede reducir en gran medida los síntomas, si no aliviarlos por completo. El éxito del tratamiento depende de las intervenciones utilizadas, la capacidad del terapeuta y el compromiso del paciente.

Encontrar al terapeuta conductual adecuado

Es importante comprometerse a investigar a fondo a un terapeuta conductual que se especialice en trabajar con los problemas que enfrenta cuando busque tratamiento. Puede encontrar muchos terapeutas que utilizan la terapia conductual en BetterHelp.com, que son profesionales autorizados y examinados.

El tratamiento de un terapeuta conductual implicará hacerle preguntas personales y reveladoras, por lo que no solo debe saber a qué práctica están comprometidos, sino que también debe asegurarse de sentirse cómodo con ellos. Algunas investigaciones sugieren que la relación que puede crear con su terapeuta es el factor más importante en los resultados del tratamiento.

BetterHelp puede ayudar

Si cree que la terapia conductual podría funcionar para usted, puede encontrar muchos terapeutas que utilizan técnicas de terapia conductual en BetterHelp, que son profesionales autorizados y examinados. Uno de los más de 4000 consejeros de BetterHelp lo conectará con la pareja perfecta que practica la terapia en línea. A continuación se muestran algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp de personas que experimentan una variedad de terapias conductuales.

Reseñas de consejeros

“He tenido muchos terapeutas en los últimos 10 años y todos han sido útiles, pero mi experiencia con Lauren ha sido transformadora. Es audaz cuando es necesario y honesta, pero siempre quiere dejarte tomar las decisiones que elijas. Ella siempre quiere que estés saludable ante todo. Proporciona el establecimiento de objetivos, la terapia cognitivo-conductual, ayuda con la ansiedad y será honesta si se necesita más apoyo que la terapia en línea '.

'Disfruté de mi sesión con Traci. Ella pudo darme una variedad de técnicas de CBT en nuestra primera sesión. Escuchó con atención lo que tenía que compartir y, en general, sentí que la sesión estuvo bien organizada y la conversación tuvo un efecto positivo en mi estado de ánimo '.

Avanzando

La terapia conductual suele ser de corta duración, por lo general dura entre 10 y 20 sesiones. Aunque este tratamiento pueda parecer breve, sus efectos suelen ser duraderos. Comprometerse con la terapia conductual puede permitirle alcanzar un nivel de paz que alguna vez pensó que era imposible.

El tratamiento puede conducir a una variedad de reacciones positivas que incluyen el alivio de la depresión, la eliminación de adicciones destructivas y la reducción del miedo y la ansiedad, permitiendo que ciertas tareas se realicen sin problemas. Encontrar el terapeuta conductual adecuado y las técnicas adecuadas de terapia conductual puede conducir a la recuperación y la eliminación de los síntomas debilitantes que le impiden vivir su vida normalmente. Con el compromiso, llega la recuperación. Toma el primer paso hoy.